Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Una sorpresa y una necesidad

2
El cese de Tevenet ha sido una sorpresa: por el momento, por la inmediatez de la decisión y porque clasificación y racha al margen, podría sorprender al más pintado, pero paradójicamente en mi opinión, era algo necesario.
Tevenet dirigiendo al equipo ante el Oviedo | Foto: LFP
Tevenet dirigiendo al equipo ante el Oviedo | Foto: LFP

Necesario porque no atisbaba en el equipo una reacción a la mala racha de resultados, y en el técnico ideas o formas de cambiar la inercia negativa de resultados en la que ha entrado el equipo.

A nadie se le escapa que ante Ponferradina, Oviedo y Llagostera el Huesca no ha sido afortunado con las decisiones arbitrales, pero he echado en falta algún plan de juego que cambiara un poco la cara del equipo.

Machis es un jugador eléctrico, veloz, vertiginoso, que hace que el partido cambie en segundos, pero el Huesca, puede, debe y sabe jugar a otras cosas, porque mimbres tiene para ello.

Es cierto, que sobretodo en los últimos partidos, las lesiones y las sanciones le han obligado a Tevenet a trastocar sus onces, con hombres menos habituales o que han tenido menos minutos, pero el equipo ha seguido jugando de igual manera, a pesar de no tener manija, de tener un delantero móvil y aprovechable como Mainz, que a pesar de haber hecho 3 goles, se ha pasado varios partidos en el banquillo.

Confesó Tevenet hace poco en los micrófonos de Cope que siempre le ha costado arrancar las temporadas en todos los equipos que ha estado, pudimos dar fe de ello tanto el año pasado como en este, pero aun sabiendo eso, no ha sabido encontrar del medio campo hacia adelante, los hombres y nombres que le dieran sentido al juego.

Samu y Carlos Calvo, tal como aparecieron se fueron, y lo mismo José Gaspar, que partiendo de no contar en los primeros 10 partidos salvo el inicial, volvió a renacer, se ganó la titularidad ante el Oviedo, pero volvió a desaparecer del equipo en Palamós sin una razón plausible para ello.

Sin soluciones de emergencia, sin un plan B o C para los partidos, sin una idea distinta para romper esta dinámica, la salida de Tevenet debía ser inminente para que la cosa no empeore.

Desgraciadamente el fútbol no tiene memoria, pues ya no cuenta la levantada el pasado año iniciada ante el Castilla, la exhibición en Ferrol, la eliminatoria magistral frente al Huracán de Valencia o la histórica clasificación copera frente al Barcelona, sino que además Tevenet pasará a la historia como el entrenador que tuvo el mejor arranque del Huesca en Segunda hasta el momento.

Pero todo eso no vale, porque el fútbol no vive del ayer sino del hoy y del mañana, y en este caso el futuro inmediato se antojaba oscuro con el sevillano en el banquillo.

Otro cantar son los nulos apoyos que Tevenet tenía tras el ascenso, y que probablemente han influido en su salida, pero en mi modesta opinión, antes que el roto se haga más grande, poner un zurcido a tiempo.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

Comentarios