Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Tíos sin excusas

2

Es tan difícil prever el próximo movimiento de la Sociedad Deportiva Huesca que estas líneas tienen la probable fecha de caducidad después del partido del sábado con el Llagostera. Venga, me arriesgo: Anquela repetirá el once de Oviedo y jaleado por el Alcoraz de las mejores ocasiones pasará por encima de los catalanes y se acercará más a la permanencia. Igual me he pasado: el conjunto gerundense tomará la iniciativa apremiado por sus urgencias en la tabla y el Huesca se ceñirá al guión de los encuentros a domicilio para mantener el tipo y sorprender al rival con la velocidad de los venezolanos y el talento de Samu.

El Huesca ganó (0-1) en Oviedo | Foto: LFP
El Huesca ganó (0-1) en Oviedo | Foto: LFP

Otras líneas de fútbol ficción que dictan mis dedos transitan por parámetros así de optimistas. Las responsables son las buenas sensaciones que dejaron los altoaragoneses en el Tartiere. A la semana (o semanas) de bajón suceden las escasas alegrías que este curso está dosificando el Huesca. Tan irregular es este equipo que tratar de anticipar el futuro supone un ejercicio inane. Y analizar los porqués de cambios tan radicales entre una jornada y otra pide un conocimiento exhaustivo del vestuario y de la labor de Anquela además de preservar en el estudio los elementos externos que determinan una u otra suerte. Me estoy poniendo demasiado técnico, así que prefiero fijarme en las voces autorizadas.

Lanzó Anquela aquello de “tíos o excusas” y la frase, aparte de sentar no muy allá en el vestuario, espoleó a los futbolistas para regresar a sus mejores versiones en Oviedo. Además, futbolistas tan curtidos como Iñigo López, Christian Fernández o Nagore, componentes asimismo de la guardia pretoriana del jienense, confesaban en fechas pasadas que quizá se había dado un exceso de confianza las pocas veces que se ha estado en lo alto de la ola y que el Huesca sufre cuando ha de llevar la iniciativa. Al final, las responsabilidades están compartidas para bien y para mal. Y si algo hay que aplaudir de Anquela es que su empeño en trabajar un once y un esquema que él considera los ideales ha sobrevivido a los malos resultados y a las continuas dudas vertidas sobre el entrenador.

Anquela ha dado pasos seguros unas veces tarde y otras con la intuición que le dan tantos años en las áreas técnicas. Le hemos oído en la misma sala de prensa decir que para ganar había que jugar bien y, más tarde, que el fútbol que se practicara daba lo mismo. Ahogado porque el Huesca no solo no crecía sino que retrocedía en algunos aspectos respecto al de Tevenet, me queda la sensación de que una cosa es el equipo que había antes y otra muy diferente la que resultó tras el mercado invernal. Que le gusta más la actual plantilla que la que heredó. Y eso es positivo pese a lo cuestionable de las salidas de Manolo y Mainz o el empecinamiento en no retocar la portería. Nagore, Aguilera, Alexander y Arruabarrena sin fijos con él y es verdad que han elevado el nivel en sus posiciones.

Samu Sáiz en el Tartiere | Foto: LFP
Samu Sáiz en el Tartiere | Foto: LFP

El gran descubrimiento del andaluz en este último tramo ha sido una obviedad: Samu. Que el madrileño haya tardado tanto en asentarse en la titularidad es, o fue, una temeridad. Sepultado por la falacia de que “como no sabe defender” no encontraba cabida en el once el talento se abre camino, como diría el científico de Parque Jurásico. Ha desplazado a Camacho al banquillo y el sol sigue saliendo todos los días. El mueble más valioso del plantel, cuyo talento solo pueden rebatir Fran Mérida y Machis, multiplica las opciones ofensivas de Huesca que se sigue sustentando en el orden defensivo. Es así. A siete jornadas para el final ya no vale la pena hablar tanto de esquemas y de la delgada línea entre el buen y el mal fútbol, la eficacia y la regularidad. Hay que ganar. Sumar. Al final de la campaña ya se cobrarán los premios y castigos. Algunos son muy evidentes y otros los señalará el desenlace del campeonato. Nada sabemos de lo que ocurrirá ante el Llagostera. Solo que exigirá las mismas precauciones o más que Oviedo, Nástic, Valladolid, Alcorcón o Mallorca.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

Comentarios