Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Sentimientos y negocios

2

La última salida del Huesca, la de Manolo, piedra capital en un Huesca histórico de 2ªB y jugador importante en el comienzo de la presente temporada en 2ªA, ha vuelto a envejecer mis ojos. Es un hecho más que nos hace conscientes de que el Huesca no es ajeno al tan extraño y cotidiano entramado que rodea y tanto influye en este deporte.

Manolo y Camacho celebran el gol de Darwin al Valladolid esta temporada | Foto: C.Pascual
Manolo y Camacho celebran el gol de Darwin al Valladolid esta temporada | Foto: C.Pascual

El centrocampista cordobés que vivió momentos delicados a escasos instantes de subir cuando su carácter, que muchas veces no le ayudó, se convirtió en ira incontrolable. Cuando a otros les falta tiempo para huir en el momento de reconocer errores, él pidió perdón, purgó y creció.

Y si la realidad parece decirnos que el problema es que Anquela prefiere a Bambock o a Jesús Valentín, la intrahistoria es que el técnico del Huesca sí le quería. Condicionado para tener minutos en la Romareda, pudo ayudar al equipo en un momento complicado. Manolo ha vivido en primera persona un nuevo caso rara avis en el fútbol y más raro es cuando acaba fichando por Osasuna. Este fútbol es impredecible.

No es que Manolo fuera Maradona pero en El Alcoraz creció a la par que aquellos que lograron el ascenso. Y se hizo del Huesca, algo que no es baladí.

Me canso de los discursos del milagro del Huesca. Me parece pedante y poco realista a estas alturas de bagaje.

Y como dice mi querido don Luigi Giussani: “El mayor de los milagros no está ni en Lourdes ni en Fátima, el mayor milagro es ver a una chica guapa de 20 años entregar su vida a Cristo”. Estoy de acuerdo. Eso es un milagro, el Huesca, como el resto del fútbol profesional, es un negocio.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

Comentarios