Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Guillem y Esnáider rompen su sequía goleadora el mismo día

0
Han tenido que pasar 17 jornadas para que Guillem Martí y Juan Esnáider estrenaran sus respectivas cuentas goleadoras particulares esta temporada con la SD Huesca en liga. El balear, que comenzó jugando de titular, anotó el segundo gol del equipo oscense frente al Trival Valderas, mientras que Esnáider, que sustituyó Martí en el segundo acto, anotó el quinto gol altoaragonés.
Acción en la que Guillem Martí anota su primer gol  | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Acción en la que Guillem Martí anota su primer gol | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

Las críticas a Esnáider y Guillem cesan indefinidamente. La goleada frente al Trival Valderas (6-1) calma, en cierto modo, el descontento generado tras los dos empates a cero consecutivos frente al Conquense y al Fuenlabrada. Los hasta ahora dos únicos delanteros del equipo oscense lograron estrenar su cuenta goleadora particular en liga frente al conjunto alcorconero y les permitieron liberarse de la presión que caía sobre ellos debido a sus números.

Bar Álvaro

Guillem, que comenzó el partido siendo titular, anotó el segundo gol de la SD Huesca materializando una ocasión propiciada por Juanjo Camacho, que asistió al balear y le permitió meterse ‘hasta la cocina’ del área visitante. No sin pelear por ese balón con su marcador, logró meter casi desde el suelo la puntera de su bota para batir a un Kike que algo más pudo hacer para evitar el tanto. El cariño por parte de sus compañeros que recibió en la celebración demostró la necesidad que tenía el ariete de acabar con su particular maldición de cara a portería.

Esnáider celebra con rabia su estreno goleador en Liga | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

Juan Esnáider, que entró en la segunda mitad sustituyendo a Guillem aquejado de unas molestias en su antebrazo tras una caída, también anotó su primer gol esta temporada en liga batiendo a un Kike Jiménez al que le acabaron marcando la mayor goleada del Trival Valderas hasta la fecha esta temporada.

Precisamente un error del meta visitante, que se quedó corto de fuerza al pasarle el balón a su defensa, fue aprovechado por Esnáider que disparó a portería y, tras impactar en el palo, el balón acabó en el fondo de las mallas para alegría de todos.

La rabia con la que el delantero madrileño celebró su tanto también demuestra la satisfacción de ver acabada su sequía.

Comentarios