Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

‘Ferreiro, menos mal que viniste’

6
El extremo gallego conseguía su quinto gol de la temporada tras el tanto conseguido en la jornada 36 ante el Rayo Vallecano que supuso el inicio de la victoria por 2 goles a 0 de los azulgrana.

Y es que si hay un jugador que está llamando a las puertas de la historia de la SD Huesca en esta temporada de récords, ese es David Ferreiro Quiroga. Un menudo futbolista orensano de 29 años que está viviendo su consagración como un verdadero “currante” del fútbol. Un tipo que desde el silencio, el trabajo y unas buenas dosis de fútbol, está enamorando a una hinchada que ve en su figura el fiel reflejo de lo que este club proyecta: humildad, ilusión y ambición. 

Bar Álvaro

Con 33 partidos disputados esta campaña -25 de ellos como titular- el extremo gallego ha alcanzado su momento mas álgido aportando goles que además están resultando decisivos. Con este tanto son ya 5 los conseguidos a lo largo del curso. Antes había visto puerta ante Córdoba (3-0), un doblete ante el Real Oviedo (4-0), y ante el Valladolid (1-0). Es decir, hablar de gol de Ferreiro esta temporada es sinónimo de victoria y además de gol decisivo. En todos los partidos que ha marcado ha sido el encargado de abrir el marcador y, no solo eso, siempre que el jugador gallego anota, la SD Huesca no solo gana sino que lo hace sin encajar ningún tanto.

Ferreiro, llegado desde el CD Lugo el pasado verano, lo hizo con aires modestos pero con resultado de verdadera estrella. En silencio, poco a poco, caló en el corazón de una afición, la azulgrana, que ve en su proyección la verdadera representación de un jugador al servicio de un colectivo. David lo engrandece con su trabajo, su perseverancia, su tesón y por supuesto su calidad y personalidad. Nada de esto sería lo mismo sin la raza de este extremo gallego que tan bien maneja el arte del ilusionismo. Y es que a estas alturas, sus recortes, sus galopadas y sus incursiones por ambas bandas de El Alcoraz están dejando un sello que tardará mucho tiempo en borrarse.

Huesca respira fútbol, respira ese tierno aroma de las flores jóvenes que empiezan a madurar. Con timidez pero a la vez con descaro, supurando una ambición que está a prueba de bombas. En medio de todo ello el número ‘7’ traduce el sentimiento azulgrana y lo ejecuta a la perfección. El aficionado se divierte, sonríe, se mira y se siente orgulloso.

Seguramente no sea el más alto, ni el más sobre actuado, ni tampoco sea el más fotografiado, posiblemente no sea el más estudiado por los rivales, ni siquiera el más rebelde, ni el más atrevido, pero a estas alturas de la película se antoja casi imprescindible imaginar a una SD Huesca sin su sello personal. Un sello ganado a pulso en el campo a base de trabajo, trabajo y más trabajo.

Hoy, el fútbol es justo con quien tanto trabajo da para honrarle. Hoy, el fútbol es justo con quien es un espejo donde todo joven debe mirarse. Y hoy, el fútbol en Huesca se llama David y se apellida Ferreiro.

Comentarios