Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

El 1×1 de la SD Huesca 2016/2017

12
En una temporada histórica, donde la plantilla azulgrana ha ido alcanzando cotas impensables ha llegado el momento de hacer un balance final. Desde SPORTHUESCA.COM evaluamos a la totalidad de la plantilla en un año que muchos aficionados no podrán olvidar. Con el objetivo de la permanencia conseguido con mucha holgura, el equipo, la ciudad y toda la provincia comenzaron a soñar con jugar por primera vez en su historia una promoción de ascenso a Primera División. Hecho que se certificó en la última jornada para completar una temporada histórica, que si algo ha dejado claro es que el sentimiento azulgrana está más vivo que nunca.

Sergio Herrera (9)

Bar Álvaro

La temporada del portero de Miranda de Ebro ha sido todo un descubrimiento. Su llegada, sin hacer apenas ruido, y con la premisa de crecer en una categoría desconocida para él, ha resultado ser extraordinaria. La lesión de Javi Jimenez -a priori el portero titular- le abrió las puertas de la titularidad de par en par. Su rendimiento, lejos de dejar dudas, fue creciendo con el paso de las jornadas hasta convertirse en un fijo en los planes de Juan Antonio Anquela.

Queco Piña (5)

Llegó para suplir la baja de Javi y lo cierto es que su profesionalidad ha estado fuera de toda duda. Pese a su larga inactividad, la SD Huesca buscó en su veteranía el complemento perfecto a un Sergio todavía por descubrir en la categoría de plata. Lo cierto es que las pocas ocasiones en las cuales ha tenido que participar ha dejado dudas, cometiendo errores gruesos y constatando que su mejor momento ya pasó.

Javi Jimenez (S.C.)

Su curso ha estado marcado por la grave lesión sufrida cuando la temporada comenzaba a rodar y que le ha tenido apartado de los terrenos de juego durante muchos meses. Pese a que su recuperación fue efectiva un par de meses antes de finalizar la temporada, el gran nivel ofrecido por Sergio, y la confianza de Anquela en el trabajo de Queco, han imposibilitado su debut oficial.

Akapo (8)

Es otra de las gratas sorpresas que ha dejado la temporada. Al igual que Sergio, era su debut en la categoría de plata del fútbol nacional. A tenor de los visto su techo puede estar en una categoría superior. Calidad no le falta, y unida a su potencia y velocidad, han permitido disfrutar de un lateral con una enorme proyección ofensiva y mucho descaro. Algunos errores propios de su inexperiencia y edad son algunas de las facetas que debe mejorar.

Nagore (6,5)

Durante la primera parte de la temporada fue el lateral titular y hombre de confianza del míster jienense. Ofreció seguridad y experiencia en un momento de asentamiento de Akapo en el lateral. La lesión de gravedad llegó en su mejor momento de la temporada. Pese a ello, el club azulgrana no tuvo dudas en ofrecerle la renovación una temporada más.

Carlos David (7)

Carlos David | Foto: C.Pascual

Pese a comenzar con muchos problemas físicos al inicio de la temporada, su recuperación llevó consigo la vuelta a la titularidad, siendo fijo en las alineaciones de Anquela en el segundo tramo de la temporada. Pese a ser debutante en la categoría, su nivel ha sido notable y ha dejado detalles de su buena colocación, anticipación y compromiso por el equipo.

Íñigo López (6,5)

Las feas imágenes del último compromiso en Getafe no deben empañar el buen papel mostrado por el riojano en muchos tramos de la Liga, donde su experiencia, unida a la confianza del técnico azulgrana, le convirtieron en un jugador habitual en las alineaciones. Su inicio de temporada, con una preparación trastocada por su lesión, le llevó a cometer errores de bulto que, el paso de las jornadas y su mejoría física, llegaron a corregir.

Jair (8)

Ha sido una de las aportaciones mas positivas del curso. Su nivel en casi todos los partidos que ha participado ha sido muy elevado. Solo la confianza del técnico en otros futbolistas ha imposibilitado una temporada -la de su debut en la categoría- donde el central caboverdiano haya sido insustituible. Físicamente portentoso, con un juego aéreo imponente, su polivalencia en el perfil zurdo, y su sencillez en huir de las complicaciones, han demostrado que, pese a su inexperiencia, hay central para el futuro.

Soriano (6)

A pesar de que en esta última fase ha perdido la titularidad en detrimento de Rajko, el lateral ha sido durante muchas fases de la temporada un fijo para Juan Antonio Anquela. Defensívamente correcto pero con una carencia en generar juego ofensivo, su nivel, pese a ser correcto en lineas generales, ha resultado algo discreto hasta el punto que su presencia al año que viene en el equipo esta prácticamente descartada.

Rajko Brežančić (6,5)

Rajko Brežančić | Foto: C. Pascual

Su llegada tras la salida de David Morillas vino a mejorar la faceta ofensiva de un equipo que durante muchas fases ha cojeado en el carril izquierdo. Su irrupción en el once dejó signos de que el objetivo estaba conseguido. Anquela le abocó al ostracismo durante muchas jornadas, causando cierto desconcierto. El final de liga estuvo marcado por aportaciones de mucho nivel, dando una enorme profundidad en su banda, acompañada de buenos centros que, han dejado la sensación, de que con su presencia la SD Huesca tiene un jugador de un perfil definido para la próxima temporada.

Aguilera (9)

Ha sido el futbolista más fundamental dentro de la plantilla. Su juego fácil, su facilidad para generar ayudas, su inteligencia en la colocación y una jerarquía ganada a base de buenas actuaciones, ha hecho de Juan un jugador insustituible. Cuando ha faltado el equipo lo ha notado, y mucho. Las lesiones, que si bien no han sido muy prodigadas, le han condicionado durante algunas fases del campeonato, lo que han obligado a los servicios médicos a tratarle con un cuidado especial.

Bambock (4)

Su temporada se resume en una primera vuelta donde su participación tuvo algo de trascendencia. Ha quedado en un quiero y no puedo, y su proyección se ha visto estancada dejando algunas actuaciones indiferentes durante esta temporada. El mercado invernal y su ‘no salida’ condicionaron su presencia en el equipo durante toda la segunda vuelta, llegando a participar en algún partido donde su nivel no llegó a convencer.

Melero (9)

Melero | Foto: C.Pascual

Su inicio fue algo frío. Su juventud, unida a la poca confianza mostrada en las primeras jornadas en él, pudieron pesar en un jugador que, pese a su juventud, ha dado un nivel extraordinario. Su crecimiento dentro del equipo ha sido bestial y ni la llegada de jugadores de contrastado nivel han inmutado su enorme peso y progresión dentro del equipo. Un ‘box to box’, como se conoce en Reino Unido, a ese jugador capaz de ir y venir con mucha llegada, calidad y uniendo trabajo y potencia física. Su continuidad se antoja fundamental, tanto para su crecimiento personal como para el devenir del equipo azulgrana.

David López (6)

Salvo esta últimas jornadas, donde ha sido importante desde el banquillo con actuaciones que han dejado clara su enorme calidad, el resto de temporada se ha visto a un David algo justo de ritmo físico. Hecho que le ha condicionado para poder tener un papel de mayor importancia. Su conversión en un jugador mucho más interior es un hecho, y algunas actuaciones en zonas mucho más físicas y de mayor recorrido le han penalizado.

Lluís Sastre (4,5)

Lluis Sastre | Foto: C.Pascual

Su llegada en el merado invernal, tras su fallido fichaje el pasado verano, hizo que no tuviera hueco en un once más que definido. Este hecho, unido a su larga inactividad, mostró a un Lluís falto de ritmo y en algunas ocasiones cansado, perjudicándole en el juego defensivo pero sobre todo en la claridad y fluidez ofensiva. Su regreso ha sido un tanto decepcionante, fruto de una inactividad que le ha pesado. Una buena pretemporada, unida al nuevo aire de la parcela técnica, pueden ser fundamentales para recuperar a un jugador de su nivel.

David Ferreiro (8,5)

Llegó sin apenas hacer ruido y la irrupción en el once, casi por aclamación popular, nos ha mostrado a un jugador excelente. Trabajador, incansable, con una calidad y personalidad muy elevadas, han servido para que este menudo extremo orensano haya sido la definición perfecta del jugador que hace sentir orgullosa a una afición. Su polivalencia en el juego, tanto interior como exterior, su manejo de ambas piernas y su faceta goleadora han dejado un gran poso en una afición totalmente identificada con su trabajo.

Alexander (5)

Esta temporada estaba marcada por casi todos como la temporada de su despegue; desgraciadamente no ha sido así. Los compromisos internacionales en el principio de temporada, unido a los problemas en su país, han hecho mella en un jugador que ha perdido esa chispa y frescura de antaño. Su trasformación física le hace optar más a un puesto de lateral que de un extremo o interior, pues el desborde de antaño ya no aflora en él. Ahora es un jugador con mucho más recorrido, pero sin la frescura y agilidad de sus inicios.

Álvaro Vadillo (6,5)

Vadillo | Foto: C.Pascual

Su llegada el pasado verano era una incógnita debido a su larga inactividad. Lo cierto es que la paciencia y cariño del club han desembocado en un gran potencial escondido. Y no estaban equivocados, pues durante algunas fases ha demostrado que posee mucha calidad, ofreciendo mucha verticalidad, desborde y gol. La asignatura pendiente es intentar prolongar este nivel tan bueno durante muchas jornadas. La confianza y el respeto de las lesiones serán fundamentales para acabar de pulir el diamante que habita en él. Su paciencia, humildad y trabajo serán claves para conseguirlo.

Camacho (6)

Sin duda no ha sido su mejor año en cuanto a las lesiones se refiere. Éstas no le han ayudado a ser el futbolista importante que acostumbraba a ser. Aun así, cada vez que ha intervenido ha dejado cosas positivas. Su renovación es la confirmación a que su figura va camino de la leyenda. Un futbolista incansable, con el ADN azulgrana, con una implicación fuera de toda duda y con gran experiencia. Juanjo es historia viva de la SD Huesca ganada con trabajo, calidad y mucha inteligencia para adaptarse a cualquier situación.

Kilian (6,5)

Solo la lesión cortó una progresión que le había llevado del filial a un puesto en el once titular. Sus aportaciones, cuando el míster así lo consideró, llenaron de esperanza a una afición que ve en la figura del joven catalán un nexo de unión entre la cantera y el primer equipo. Trabajador, con una potencia física todavía por explotar, necesitará de paciencia y buenos consejos para cuando tenga que regresar. Mimbres hay, solo hace falta suerte y un trabajo detrás para hacerlos aflorar.

Samu (9,5)

Samu Sáiz | Foto: C.Pascual

Ha sido la figura, no solo de este equipo sino de toda la categoría. El salto que ha dado durante esta temporada le abrirá, a buen seguro, las puertas de la Primera División. Su magia ha explotado en una temporada donde sus números y su aportación al juego del equipo han sido decisivos. Es tal el potencial que acumula en sus botas, que el día que canalice toda esa calidad al servicio pleno de un colectivo será un jugador descomunal. La afición azulgrana ha disfrutado, seguramente, de uno de los futbolistas mas talentosos que han pasado por el club. Una perla que bien encauzada tiene un techo todavía por descubrir.

Borja Lázaro (6)

El delantero madrileño ha sido durante muchas fases de la temporada el futbolista elegido por Juan Antonio Anquela para liderar el ataque azulgrana. Solo la presencia de Vinícius en algunos tramos del final de campeonato han puesto en entredicho su titularidad. Su aportación ha sido mucho mas sorda de lo que hubiera gustado, siendo un jugador importante en las salidas de balón así como en las segundas jugadas,. El juego del equipo no le favoreció en algunas fases o él no lo supo entender. En algunos momentos se desesperó por la falta de gol.

Vinícius (5)

Su aportación no ha sido todo lo buena que en un principio se imaginó. A las buenas sensaciones dejadas tras su llegada, donde demostró tener mucha calidad, visión de juego, agilidad e inteligencia en los desmarques, dio paso a un delantero frío, desconectado, al cual le costaba mucho integrarse. Tendrá que mejorar, y mucho, su nivel si quiere hacerse un hueco en la élite del fútbol nacional.

Juan Antonio Anquela (9)

Anquela | Foto: C. Pascual

Esta temporada no se entiende sin la figura del míster jienense. Un tipo incansable, fiel a sus ideas, muy trabajador y con una filosofía muy acorde al momento que vive el club. Exigente como el que más, ha sabido sacar lo mejor de una plantilla a la cual exprimió hasta casi agotar. El exceso temperamental de algunos momentos pudo acabar en algo más, pero el buen momento que atraviesa el club, y el sentido común de la familia azulgrana, hicieron que todo haya quedado en un pasaje más. Deja el listón a una altura que sera difícil de superar.

Comentarios