¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Devoradores de sueños con aires de ilusionante realidad

En un partido para enmarcar, donde sólo la lesión de Álvaro Vadillo fue el único lunar, la SD Huesca demostró el porqué de su clasificación en el partido que más focos tenía a sus espaldas. Con el hambre de su eterna juventud, el equipo azulgrana fue diluyendo cual azucarillo en café a su rival, hasta acabar siendo dueño y señor del partido, y tan sólo una genialidad de Zapater puso algo de suspense en un partido de claro color azulgrana. Una victoria de la gente y por la gente que invita a soñar con un equipo que parece no tener techo.

Remiro (8)

Bar Álvaro

Firme: Quizás tuvo una noche mucho más plácida de lo esperado y, salvo el comienzo inicial con 2 disparos que rozaron el gol, el resto estuvo muy seguro y firme, atajando una buena ocasión de Vinícius con un movimiento de pies muy rápido. En el golazo de Zapater no pudo hacer nada.

Akapo (9)

Enorme: Devoró su banda y devoró a su par en todas las facetas y en todas las fases del juego. Incansable en el derroche físico e imponente en la transición, volvió a ser ese lateral que encandila por Camino Cocorón.

Pulido (8,5)

Impecable: Era un día marcado por la entidad del rival a marcar y demostró el porqué de su alto rendimiento. Siempre colocado, seguro e intuitivo, despachó con eficiacia todas y cada una de las aproximaciones del rival, volviendo a demostrar que junto a Jair forman una de las mejores parejas de centrales de la Liga.

Jair (8,5)

Imperial: Borja Iglesias a buen seguro no olvidará el poder de intimidación del central caboverdiano, ya que su poderío en el juego aéreo fue imperial. Además, añadió un juego fácil y sin riesgos, cuajando una actuación muy meritoria.

Brežančić (8,5)

Recuperado: Sin duda había muchas miradas puestas en su regreso y la verdad su rendimiento fue muy notable. Perfecto defensivamente y ofreciendo una salida cuando el equipo declinaba el campo, hizo que por un momento olvidáramos su largo periodo de lesión.

Aguilera (10) |EL MEJOR

Inconmensurable: No pudo tener mejor regreso y, sobre todo, con tanto fundamento. Es el motor, el equilibrio, el ajuste y la velocidad de iniciación de un equipo que se transforma cuando está en el campo. No hubo una parcela de terreno ni un momento de juego donde no apareciera, demostrando que es un futbolista fundamental. Juan es el Huesca y el Huesca es Juan.

Sastre (8,5)

Agresivo: Quizás no tuvo tanta visibilidad como sus compañeros de medular, pero su trabajo fue impresionante y además con un grado de precisión brutal. Cuánto ha crecido al abrigo de la confianza, mutando en algunas fases del partido en un jugador agresivo y con mucha mordiente. Es la pausa de un triángulo que arrolló a un equipo blanquillo que estuvo muchos minutos a merced del cuadro oscense.

Melero (9)

Líder: Ya no sólo por el gol, sino por todo lo que hace en el campo -y muchas veces sin ni tan siquiera estar el balón por medio- es un jugador vital. Como si de un veterano se tratase, ha cuajado un partido brillante en el trabajo y preciso en la ejecución.

‘Cucho’ (9,5)

Ejecutor: Es la sensación del equipo y la viva imagen de la plantilla. “Juventud divino tesoro”, y además, de la que hace afición. Incansable en el trabajo y ejecutor con su gol, encarna a la perfección la ambición de un colectivo que vive y percute con descaro al cobijo de su refrescante juventud.

Vadillo (s.c)

Desafortunado: Una pena que su partido se marchara tan pronto al limbo por una lesión muscular. Ahora sólo importa se recupere pronto porque, si a lo visto hoy sumamos su indiscutible calidad, ¿por qué no soñar?

‘Chimy’ Ávila (9)

Entregado: Era una de las sorpresas que Rubi tenía preparadas en su once y a tenor de lo visto la jugada le salió maestra. Entregado como siempre, pero incisivo y desequilibrante como nunca, fue el estilete perfecto de un equipo que agradeció como agua de mayo todo su impagable esfuerzo.

Los cambios

Ferreiro (8,5)

Implicado: Es una apuesta segura y una noche más volvió a demostrar que tenerle en el banquillo es un ejercicio de equilibrismo. Siempre cumple, nunca habla de más y, lo mejor de todo, trabaja por y para sus compañeros. Si llega a estar algo más acertado en los metros finales quizás el resultado pudiera haber sido algo más abultado.

Gallar (s.c)

Atrevido: Su salida coincidió con unos minutos frenéticos, donde se permitió el lujo de probar a Cristian en una falta lateral que llevaba mucha dinamita. Debe seguir trabajando porque su eclosión tiene fecha de caducidad y, más pronto que tarde, brillará.

Camacho (s.c)

Institución: Que importantes están siendo los veteranos en este equipo desde su profesionalidad. Juanjo es la viva imagen del club y, en él, están reflejados sus valores.

NOTA GLOBAL: 8,8

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento