¡Somos Huesca, Somos Deporte!

David Orna y Pedro García, de camino a un “ocho mil”

Aramón zona TOP Artículos
El Club Pirineísta Mayencos, con más de 60 años de vida, es uno de los veteranos del Alto Aragón, y se caracteriza por aglutinar a sus socios en torno a la práctica, entre otros, de los deportes de montaña y nieve. Orgulloso de su cantera de chavales, pero también de los veteranos, especialmente de los que se embarcan en grandes empresas, como es plantearse hollar un ocho mil.

Este sábado día 9 de septiembre estará marcado para siempre en la historia del club, porque dos de sus miembros, David Orna y Pedro García, van a tomar un vuelo en dirección a Nepal para dar comienzo a su aventura de subir el Manaslu, que con sus 8.156 metros es la octava montaña más alta de la Tierra. Indudablemente, también lo estará en la historia montañera de los dos.

KIA Automotor Huesca – Seccion Montaña

Pregunta (P): Su afición por la montaña le viene de lejos, y ¿su relación con el club Mayencos?

David Orna (DO). Mi afición por la montaña viene dada por mi padre, que ha querido mucho a su tierra y en particular al Pirineo. Desde muy chicos nos la ha inculcado a mis hermanos y a mí. En Zaragoza empecé en Montañeros de Aragón, pero desde que estoy en Ena, hace unos 4 años, me hice socio del CP Mayencos y estoy encantado.

P: Queda muy poco para salir…

DO: Sí, en dos días partimos para India, haciendo escala en Nueva Deli y de allí a Katmandú, donde tenemos dos días para hacer las compras de última hora y ponernos ya rumbo a la montaña.

P: ¿Se quedan pequeños los Pirineos?

DO: No, para nada. Los Pirineos no se los termina uno ni en una vida entera. Es la cordillera donde me inicié y le tengo un cariño y respeto especial, lo que sí nos sirve es como de trampolín para empresas mayores.

P: ¿En qué otros lugares del mundo ha estado?

DO: Más que el alpinismo lo que siempre me ha interesado ha sido el viajar y especialmente por los grandes ríos. He recorrido más de 1.500 km por el Amazonas, el Mekong o el Gambia, entre otros. En montañas he visitado Alpes, Dolomitas y otras cordilleras asiáticas del extremo oriente.

P: Esto es como un sueño. Díganos cuándo empezó, ¿cómo se embarca uno en una empresa así?

DO: Desde hace dos años llevo acariciando esta idea. En el último ha sido ya una preparación específica, cuyo mayor test lo pasé al subir el pasado al Ama Dablam, con muy buenas sensaciones, de modo que sí, está siendo un sueño durante todo este tiempo, pensando en que tarde o temprano iba a surgir la oportunidad.

P: Se requiere una buena preparación…

DO: Claro, sin duda, es un reto deportivo de muy alto nivel y hay que estar muy preparado físicamente, cuidando mucho la alimentación, estando mentalmente fuerte, sabiendo disfrutar sufriendo, sin olvidar el aspecto técnico, especialmente en progresión en ambiente invernal.

P: ¿Va con otros compañeros?

DO: Sí, voy con Pedro García del club Mayencos que va a afrontar su séptimo ocho mil –entre ellos el Everest por la cara norte-, siendo ésta su novena expedición. También hacemos grupo con el riojano Alfredo García, el catalán Sergi Ruedas y el vasco Jonatan García, todos ellos con experiencia en ocho mil metros, que para mí, que no he pasado de los siete mil, es una muy buena garantía.

P: ¿Se necesitan muchos apoyos?

DO: Indudablemente. Son expediciones muy costosas: los viajes, permisos, porteos, material, comida… Nos hemos tenido que buscar patrocinios y ayudas a nivel personal, especialmente el club Mayencos se ha portado muy bien con nosotros, colaborando en distintos ámbitos.

P: ¿Organizan ustedes la expedición?

DO: Aragón Aventura, con quien nos une una estrecha relación, nos organiza el viaje y también colaboran con alguna otra cuestión.

P: ¿Habrá un trekking de aproximación?

DO: Sí, entre siete y nueve días, salvando un collado, el Larkya-La.

P: ¿Sobre qué día tienen previsto hacer cumbre?

DO: Durante un mes hacemos la aclimatación equipando los campos de altura. Tenemos un margen de varios días, entre el 10 y el 20 de octubre, y dependerá de nuestra evolución en altura y de la meteorología, que para eso el Manaslu es una montaña muy especial, porque no es fácil pillar una ventana prolongada de buen tiempo. Para estar bien informados al respecto también contamos con algún contacto.

P: ¿Cómo explicaría su pasión por la montaña?

DO: La verdad es que se va forjando con el tiempo, pero es cierto que no se puede, o no se sabe explicar. Ésta es una actividad que no se puede ejercer sin pasión, es lo que te mueve, estás continuamente haciendo nuevos proyectos.

P: Van a tener a mucha gente siguiendo sus pasos, ¿qué les dicen?

DO: El año pasado, en el Ama Dablam, me vi sorprendido por los apoyos recibidos a través de las redes sociales. Es cuando tomé conciencia del gran poder que tienen. Este año siento que se está generando una mayor expectativa, lo que lleva aparejada una gran responsabilidad en no defraudar.

P: Hay quien dice que lo importante no es la meta, sino el camino…

DO: La expectación se funda en hacer la cumbre, claro, pero ciertamente lo importante es el cómo se llega, el saber renunciar, el volver y reencontrarte con tu familia, con tus amigos… En ese camino lo más importante es tomar las decisiones correctas.

P: ¿Hay algo más que quiera contar antes de partir?

DO: Que agradezco mucho los apoyos recibidos y que esperamos no defraudar a nadie. Quisiera concluir agradeciendo la colaboración del club Mayencos y las ayudas recibidas de deportes Gorgol, de Sallent de Gállego, de la escuela de Snow Landing, del valle de Arán, de la comarca de la Jacetania y otras colaboraciones particulares de amigos.

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento
Comentarios