Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Carlos Calvo: la ausencia del más ilusionante

3
El madrileño, que llegó a Huesca una semana antes de que se cerrara el mercado estival -junto a Valentín-, ha desaparecido de las convocatorias en las últimas jornadas.
Carlos Calvo en Montilivi | Foto: laliga.es
Carlos Calvo en Montilivi | Foto: laliga.es

El fichaje de Carlos Calvo por la SD Huesca pilló por sorpresa a los aficionados azulgranas. Cierto es que la entidad oscense se había interesado semanas antes por el jugador, pero éste -por el que el Cádiz se interesó- no tenía el perfil que el conjunto que dirige Tevenet necesitaba para reforzar la plantilla. El futbolista, que venía de jugar en la Superliga griega, aterrizó en la capital del Alto Aragón el 25 de agosto cedido por el Granada, siendo el Skoda Xanthi griego el último club en el que había militado. Calvo, como centrocampista, sería uno más de los disponibles para Tevenet en las posiciones del centro del campo, pudiendo actuar tanto en banda como en la mediapunta.

Bar Álvaro

Falto de ritmo, el madrileño tuvo que ponerse a punto en los entrenamientos del conjunto oscense para coger la forma física óptima para poder competir al máximo nivel y rendir a la altura de lo exigido en la Segunda División española. El último partido oficial que había disputado Carlos databa del 11 de junio de 2014, cuando su equipo, el Xanthi, venció 1-2 al Olympiakos Volos en un encuentro de ‘playoff’. Desde aquella fecha, el futbolista no había vuelto a disputar un partido de competición.

Una vez preparado, Carlos Calvo debutó con la elástica azulgrana el 5 de septiembre ante el Tenerife en El Alcoraz (1-1). Salió desde el banquillo por Darwin Machís y disputó los últimos 7 minutos de un encuentro en el que los altoaragoneses no fueron capaces de romper la igualada. Quiso darle Tevenet confianza al experimentado jugador y le obsequió con el premio de la titularidad en la jornada siguiente, cuando el Huesca visitó Montilivi. Ante el Girona, Calvo disputó una hora de encuentro, hasta que fue sustituido por Darwin Machís.

Carlos Calvo en El Alcoraz | Foto: C.Pascual
Carlos Calvo en El Alcoraz | Foto: C.Pascual

Carlos Calvo mostró en Girona (0-0) su calidad y lo que le podía ofrecer al equipo altoaragonés. Fue uno de los más destacados en el primer tiempo del encuentro y se le vieron detalles que podían hacerlo imprescindible para el técnico. Junto a Tyronne y Fran Mérida -además de Samu-, Carlos Calvo demostró ser el más talentoso de la plantilla. Con esas sensaciones, el entrenador andaluz lo alineó de nuevo en el once en el siguiente encuentro, en El Alcoraz y frente al Elche (1-3).

Sin embargo, el partido ante los ilicitantos marcó al madrileño. Un Calvo apático, ausente y mostrándose indiferente sobre lo que ocurría en el verde, abandonó el terreno de juego en el descanso en favor de José Gaspar. El preparador sevillano vio en el jugador algo que no le puede faltar jamás a un futbolista, y mucho menos a ese nivel: las ganas y el querer. Desde entonces, Carlos Calvo no ha vuelto a ser convocado. Sin ninguna duda, al madrileño le sobra potencial con el balón en los pies para ser titular y destacar en la categoría pero en el fútbol, a parte de talento, también se necesita querer demostrarlo o, dicho de otro modo, carácter.

El jugador cedido por el Granada ilusionó a los aficionados del conjunto azulgrana con sus minutos ante el Tenerife y con su actuación en Montilivi, pero decepcionó frente al Elche y Tevenet no ha vuelto a contar con él, ni siquiera como suplente. ¿Habrá algo más detrás? El más ilusionante brilla por su ausencia.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

 

Comentarios