¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Calidad, contundencia y cantidad en la medular

Con la llegada de Lluís Sastre ya son hasta cinco los centrocampistas que posee Anquela en la plantilla azulgrana, seis si contamos la polivalencia de Jesús Valentín para dicha demarcación.

“El fútbol es de los centrocampistas”, decía, con razón, Josep Guardiola. Y eso es algo que no le faltará a la SD Huesca, por ahora, para encarar la vuelta a la competición tras el parón navideño. Ayer mismo se hacía oficial el fichaje de Lluís Sastre, jugador que se suma a la lista de centrocampistas azulgranas que encabeza Melero y al que siguen Aguilera, David López, Bambock e incluso Valentín, un total de seis futbolistas para dos puestos en el 4-2-3-1 que usa Anquela y donde hasta Camacho (con el que serían 7) podría actuar en el mediocentro si se le necesitase. El técnico no variará de esquema y ninguno de estos jugadores parece que vaya a salir.

Bar Álvaro

La pareja titular del jienense es la formada por Melero (1.174 minutos entre Liga y Copa) y Aguilera (1.060 minutos), aunque últimamente también ha participado Bambock por la lesión del segundo y es el centrocampista del equipo que más minutos acarrea (1.190 entre Liga y Copa). David López (359), por su parte, ha sido sumando minutos y cogiendo ritmo de competición con participaciones en las segundas partes y ahora será Sastre quien se dispute con todos ellos ya no solo un hueco en el once, sino también en el equipo. Con la vitola de ‘crack’, el mallorquín pretenderá jugar los máximos minutos en un equipo en el que, en su día, no solo fue titular indiscutible, sino uno de los máximos baluartes.

A Sastre le costará y pesará al principio encontrarse cómodo con él mismo; con Garitano, su ya ex técnico en Leganés, únicamente ha sumado 156 minutos entre Liga y Copa. Un futbolista de su categoría y cualidades puede dar mucho que hablar en un Alcoraz que ya sabe de lo que es capaz y, a buen seguro, Anquela depositará toda su confianza en él para que el jugador, un ‘8’ puro en su forma de jugar, tarde lo menos posible en sentirse a gusto sobre el verde.

Pero, dejémonos de números y vayamos a analizar cómo puede conjugar Anquela a todos sus hombres de la medular y cómo puede conseguir que el equipo funcione y siga abogando por el mismo estilo de fútbol que viene practicando, el que compete al balón. Sastre tiene el trato de Melero y el criterio de Aguilera, pero menos llegada (gol) que el primero y es menos posicional que el segundo. Mejor que Bambock, el de Binissalem no tiene el recorrido ni la contundencia del franco-camerunés pero tiene todo lo que el ex del PSG no posee con el esférico. Otra cosa positiva que suma Sastre es su golpeo del esférico, su calidad como ejecutor en el balón parado, característica principal de David López, quien se encuentra lejos del ritmo que demanda la Segunda División pero que resulta una pieza importante para templar y fortalecer el centro del campo.

Así, por el ritmo que le pueden imprimir a su buen hacer con el balón, Melero y Sastre son los dos mejores centrocampistas de una medular azulgrana en la que Aguilera es prácticamente imprescindible. Le tocará a Anquela decidirse por quién quitar en detrimento de un Sastre que deberá esperar su momento para volver a deslumbrar en El Alcoraz, con el que el Huesca no gana desequilibrio pero sí un futbolista genial para que el fútbol no deje de formar parte jamás de un equipo que gusta y se gusta.

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento
Comentarios