¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Atropellados, descontrolados, pero con personalidad para volver a los orígenes

Apenas 20 segundos ha necesitado el Lorca para desnudar a unos laterales azulgranas que han aparecido en el partido con demasiada bisoñez. Parapetados en dos líneas de 4 y con dos pesadillas descolgados -Apeh y Malle-, el Lorca, con un juego simple pero muy eficaz, ha percutido una y otra vez en una primera parte donde los oscenses concedieron demasiado descontrol. Tras el descanso llegó el control, llegó la jerarquía y el campo se inclinó por completo. Los hombres de Rubi, por fin, pusieron orden en el desorden logrando una remontada que puede suponer un fortalecimiento moral.

Remiro (5,5)

Bar Álvaro

Afortunado: Acostumbrados a verle ser decisivo con sus intervenciones, lo cierto es que en ambos goles -sobre todo el primero- poco o nada pudo hacer. En el resto de partido tampoco se ha visto excesivamente exigido y una acción muy afortunada en el minuto 3 de partido pudo evitar un inicio catastrófico.

Alexander (6)

Goleador: Una buena jugada colectiva en una de sus múltiples incorporaciones dio paso al primer gol azulgrana en un chutazo dentro del área pequeña. Pese a un inicio algo relajado, poco a poco, y como en eé es habitual con el paso de los minutos, ha mejorado mucho sus prestaciones.

Pulido (7,5) | EL MEJOR

Decisivo: Su actuación ha sido decisiva. Ya no solo por su asistencia y por provocar el penalti que dio origen al gol de la victoria, sino porque con un riesgo elevado, supo interpretar lo que el partido pedía. Dio un paso al frente y fue el hombre que generaba una y otra vez la superioridad en campo contrario.

Jair (5,5)

Forzado: En la primera parte sufrió una pesadilla con el nigeriano Apeh, quien una y otra vez buscaba la espalda de Alexander y con el cual el central extremeño tuvo que fajarse de lo lindo. En la segunda parte sufrió menos y su corpulencia aérea desbarató alguna acción peligrosa del rival.

Brežančić (4,5)

Distraído: Ya era su talón de Aquiles la pasada temporada y, en esta, cuando más solidez estaba mostrando, volvieron a aflorar esas desconexiones del pasado. Superado en la marca del primer gol y percutido a su espalda, el partido de hoy fue un calvario, donde para rematar se marchó con un malestar extraño.

Aguilera (6)

Achicador: El cambio de sistema (4-4-2) pareció no sentarle bien y por ende al equipo, que veía una y otra vez como los balones a la espalda le causaban estragos. El paso de los minutos consiguió asentar al equipo y la segunda parte se pudo ver al Juan que estamos acostumbrados.

Melero (6,5)

Jerárquico: Le costó coger el hilo al partido pero su paso al frente en la segunda parte al equipo le sentó como agua de mayo. Al final tuvo que retirarse con problemas musculares.

Gallar (6,5)

Confiado: Su partido fue de más a menos, siendo el único azulgrana que daba luz a una primera parte para olvidar. Más confiado que de costumbre, hilvanó buenas acciones y al final acabó agotado dejando un trabajo muy positivo sobre el césped.

‘Cucho’ (5,5)

Ansioso: Parece ser que el gol de la pasada jornada no ha soliviantado esas ansias por volver a ser ese jugador decisivo del pasado. Debe serenarse, confiar en el trabajo grupal y volverá a ser poco a poco ese jugador brillante, confiado y decisivo que ha demostrado ser.

‘Chimy’ Ávila (7)

Orgulloso: Cuánto le da ‘Chimy’ a esta SD Huesca. Entregando hasta la última gota de sudor, se está convirtiendo en un jugador vital y decisivo. Nada da por perdido y su fe ayudó a levantar un partido que estaba muy cuesta arriba.

Ferreiro (6)

Trabajador: Es verdad que le faltó algo más de chispa y frescura cuando logró ganar línea de fondo, pero acabó entregado a la causa y dejando derroche físico. Es ese tipo de jugador que cuando no está inspirado siempre deja un trabajo muy provechoso para el equipo.

Los cambios

Sastre (6,5)

Pausado: Ha entendido a la perfección lo que el equipo necesitaba y su calidad en la asociación ha hecho el resto. Dio la pausa que el partido necesitaba.

Rulo (5,5)

Seguro: Tenía la difícil tarea de cerrar su banda y no caer en errores pasados defensivos. Los pocos minutos que ha disputado ha estado seguro y sin apenas dejar lugar para las incorporaciones del equipo contrario.

Luso (s.c)

Multiplicado: Su salida fue una declaración de intenciones y lo cierto es que el zaragozano, al igual que Sastre, entendió a la perfección su papel. Achicó todos los balones y anduvo multiplicado en tareas defensivas.

NOTA GLOBAL: 5,9

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento
Comentarios