Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Análisis del Huesca-Valladolid: la casta sin fútbol

18
Se presentaba el Huesca ante el Valladolid con la primera victoria liguera de la temporada a sus espaldas y Tevenet repetía el once que tan buenos frutos le había dado en la isla.

Tevenet puso en el verde de El Alcoraz la misma alineación que sacó en el Iberostar Estadi. Con el 4-4-2 como esquema táctico, estos eran los protagonistas: Leo Franco en portería, Aythami lateral derecho, Íñigo López y Carlos David como centrales y Morillas lateral izquierdo. Manolo y Ros en el centro del campo, con Tyronne por derecha y Darwin Machís por izquierda. Arriba, Juanjo Camacho y Jonathan Moya. Este once significaba volver a confiar en Íñigo López como pareja de Carlos David en el centro de la zaga -situándose el riojano en el perfil diestro-, en un Íñigo Ros que se presumía iba a contar con el papel de suplente y sobre todo en un Jonathan Moya que conseguía, así, su segunda titularidad consecutiva.

Bar Álvaro
Once de la SD Huesca en El Alcoraz frente al Real Valladolid. 4-4-2
Once de la SD Huesca en El Alcoraz frente al Real Valladolid. 4-4-2

Tras el tanteo del inicio llegó el gol visitante y con él la desigualdad. Mojica aprovechó su punta de velocidad para imponerse a Aythami y Rodri, el más listo de la clase, se zafaba de Morillas y hacía el primero. Minuto 5 y un 0-1 en el marcador que helaba a los azulgranas, como así reflejaba su afición, que enmudeció. A partir de ahí, el Valladolid se hizo con el esférico y dominó. Incluso a punto estuvo Mojica de contactar con un balón que hubiera supuesto el 0-2 y a los pucelanos se les anuló un tanto -por fuera de juego-.

Se desquitó de la inferioridad el Huesca empujando al rival, metiéndolo en su campo y no dejándolo salir. El Valladolid perdió el control con balón, replegó y le cedió muchos metros a los oscenses. Los de Tevenet, que no salían jugando desde atrás, lanzaban balones a la cabeza de Camacho y Moya los cuales, con su envergadura y juego aéreo, ganaban la partida a los centrales. También, ambos controlaban de espaldas a la portería vallisoletana y jugaban con Manolo y Ros para que estos abrieran el balón a los costados. En el 35′, Darwin y Tyronne intercambiaron las bandas, yéndose el canario a la izquierda y el venezolano a la derecha. Sin superar al rival mediante posesiones largas y un juego fluido, el Huesca se hizo ‘grande’ gracias a los balones colgados al área y a los centros laterales, faltas y saques de esquina incluidos.

Así se jugó la primera mitad. Disposición táctica de los 22 protagonistas.
Así se jugó la primera mitad. Disposición táctica de los 22 protagonistas.

Al Huesca le faltaba fútbol: se jugó el primer tiempo con el once que ganó fuera. En casa has de proponer mucho más para poder llevarte la victoria, no vale con ordenarse bien ni mostrarse serio en defensa, como ocurrió en Mallorca. Con casta pero sin cabeza había conseguido el conjunto altoaragonés encerrar a su rival -tema balones aéreos-, pero se necesitaba jugar. No tardó Fran Mérida en saltar al terreno de juego que sustituyó a Ros (51′). Un Darwin Machís, que había estado muy impreciso en el primer acto, sería el futbolista local que más peligro llevaría a la meta de Kepa. Cuando el rival se abre -como ocurrió en el Iberostar- o acumula fatiga -caso del Valladolid-, Darwin destaca gracias a su velocidad y su potencia física -recordando a aquel Alexis Sánchez del Barcelona-, y su marca es incapaz de detenerle, ya salga por dentro -buscando el disparo- o por fuera.

Con la primera sustitución, el Huesca todavía fue a más en ese ímpetu por atacar y conseguir el tanto. Y ya no sólo lo hizo tirando de garra, sino que la presencia de Mérida le dio el temple en el centro del campo cuando el equipo lo necesitaba; esa pausa para pensar antes de actuar y elegir la mejor opción. En el 60′, Joanthan Moya, que cuajó una buena actuación, se retiró en detrimento de David Mainz. Tevenet cambiaba a hombre por hombre.

El Huesca, con Mérida y Mainz en el verde.
El Huesca, con Mérida y Mainz en el verde.

Seguía el partido con la misma tónica. El Valladolid no aprovechaba las opciones de contragolpe y el Huesca seguía insistiendo arriba. En el 80′, Tevenet agotaba los cambios: Luis Fernández entraba por el central Íñigo López y eso suponía cambios en el posicionamiento de los jugadores azulgranas. Manolo pasaba a la zaga junto a Carlos David, Camacho se situaba con Fran Mérida en el centro del campo y Luis Fernández acompañaba a David Mainz arriba. Además, Darwin Machís y Tyronne todavía estiraron más en ataque convirtiéndose prácticamente en un 4-4-2.

Así se jugó el final del partido. Un Huesca muy arriba y un Valladolid encerrado.
Así se jugó el final del partido. Un Huesca muy arriba y un Valladolid encerrado.

Las llegadas de los locales eran contínuas. Y fue tanto el cántaro a la fuente que al final la rompió. En el 83′, Darwin Machís hacía justícia. Camacho botaba un saque de esquina y el venezolano recogía el rechace. Esta vez nada podía hacer Kepa. Gaizka Garitano se enfadaba con los suyos, pues perdieron la iniciativa que tan bien estaban llevando a cabo en el primer tiempo y pecaron en el segundo cuando el Huesca no cesaba de atacar.

Así acabó el Huesca. Con Manolo en la zaga, Camacho en el medio y Luis arriba.
Así acabó el Huesca. Con Manolo en la zaga, Camacho en el medio y Luis arriba.

Dio para el empate, pero no para más. Finalizó el partido con el 1-1. El Huesca sigue sin ganar en casa pero almenos las tablas sirven para seguir sumando. El fútbol de los oscenses fue mejor en el segundo tiempo, pero no se pretendió nunca jugar con el balón y coger las riendas del encuentro. Se intentó y el rival sufrió; el Valladolid dio un pasó atrás, lo pagó caro y acabó encerrado. El conjunto azulgrana llegó hasta donde Kepa quiso. Y a Kepa le bastó con un gol.

Tras este encuentro, Tevenet sacará conclusiones y estoy seguro de que, almenos en El Alcoraz, el preparador andaluz no volverá a sacar de inicio el once que formó ante los pucelanos. En casa hay que arriesgar; hay que jugar como se hizo en la primera media hora frente al Elche, pero sin los errores que el sevillano cometió.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

Comentarios