¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Análisis del Elche 1-1 Huesca: los contratiempos y la sorprendente ingenuidad marcaron el desenlace

La SD Huesca volvió a puntuar a domicilio tras empatar a un tanto en el Martínez Valero de Elche. Sin embargo, la victoria se escapó, pues los de Anquela se pusieron por delante y no supieron mantener la ventaja ni lograr el tan ansiado triunfo.
Nagore peleando un balón | Foto: www.elchecf. es
Nagore pugna por un balón ante un rival | Foto: elchecf.es

Esta vez no fue Anquela, ni el esquema, ni las ausencias. Lo que hizo que el Huesca dejara de sumar los tres puntos para conseguir solamente uno fue algo que alguno de sus jugadores no se puede volver a permitir: la sorprendente actitud inmadura e infantil durante muchos minutos dando opción al Elche a lograr la igualada y meterse en el partido. Porque aquello que comete uno, lo paga el resto, y repercute en el resultado final del encuentro.

Bar Álvaro

La SD Huesca se presentó en el Martínez Valero con un 4-4-2 y sin el ariete gallego Luis Fernández, que en las últimas semanas se había vuelto indiscutible. El once fue el siguiente: Leo Franco en portería; Nagore lateral derecho, Carlos David y Jesús Valentín centrales y Christian Fernández lateral izquierdo; Bambock y Fran Mérida en el centro del campo, con Alexander González por derecha y Tyronne por izquierda; y en punta, Juanjo Camacho y Arruabarrena.

Con la clara intención de defender bien y no arriesgar en campo propio le compitió la SD Huesca al Elche todo el primer tiempo, marchándose a vestuarios por delante en el luminoso. Aquello que iba a diferenciar al conjunto oscense en terreno rival para que pudiera crear peligro en lugar de no poder llegar iba a ser la toma de decisiones. Y en esas apareció el venezolano Alexander González, que se movió por dentro para sumar en el centro del campo junto a Fran Mérida y Bambock y con un Camacho que retrasaba ligeramente su posición. Con dichos elementos en el mencionado espacio, llegó el gol. Mientras el Elche intentaba generar posesiones largas para atraer por dentro y soltar hacia fuera como arma ofensiva, los azulgranas se decidían por jugar en largo, ganar la segunda jugada y crear a partir de ahí.

En un escenario más controlado que inseguro, sin peligrar en exceso la favorable dinámica oscense, aparecieron los contratiempos. Juan Antonio Anquela se vio obligado a meter dos piezas nuevas y a reorganizar la zaga por las lesiones de Bambock y Christian. Íñigo Ros entró por el franco-camerunés (36′) y Ramírez lo hizo por el cántabro (42′). Ros se colocó en el mediocentro junto a Fran Mérida mientras que Ramírez se fue al lateral derecho, pasando Nagore al izquierdo. El Huesca perdía, entonces, salida por el carril izquierdo al no tener en defensa a un futbolista zurdo y, por ende, la presencia de Tyronne fue amainando poco a poco.

Si algo destacaba una vez finalizado el primer tiempo, más allá de la ventaja del cuadro visitante, fue la cantidad de cartulinas amarillas recibidas. El Huesca acabó la primera mitad con cuatro de sus futbolistas amonestados (Christian Fernández, Óscar Ramírez, Carlos David y Fran Mérida), siendo tres de ellos zagueros. A Carlos David le tocó bailar con Sergio León, que tras un seguido de faltas, vio una merecida tarjeta. Menciono lo comentado porque acabaría resultando determinante…

Solamente con un cambio restante en la recámara iniciaba el Huesca la segunda mitad. Debía Anquela, pues, esperar y verlo muy claro para agotar la última sustitución. Hizo bien, pero tardó un poco demasiado. Era evidente que si el conjunto azulgrana lograba mantener la ventaja cuantos menos minutos restaran para el final mejor, el cambio iba a ser posición por posición y con la intención de refrescar el centro del campo, que se iba agotando poco a poco. No obstante, el Elche empató. La sustitución fue la que una vez reanudado el segundo acto pensé y me dije a mí mismo que iba a ser: saltó Samu Sáiz por un desfondado y poco participativo Tyronne (86′), pero ya no para resguardar la ventaja… sino para volver a lograrla.

Y no hubo tiempo suficiente para ello. Nagore se ‘autoexpulsó’, primero protestando la pena máxima y después por propinar un codazo innecesario a Sergio León. Aquello le sumaba todavía más dificultad a un Huesca que dejaba escapar tres puntos, aunque Camacho tuvo la victoria en sus botas y Leo Franco salvó la derrota en el último instante. Si bien los azulgranas quisieron marcar el territorio, se pasaron. El Huesca acabó con 8 amonestados y 1 expulsado, habiendo cometido un total de 17 faltas, muchas de ellas a destiempo y con el rival en posición no peligrosa.

Quedó patente una ligera mejoría. Nagore fue la cara y la cruz, ya que firmó un más que notable encuentro pero mermó a su equipo en los minutos finales, y Alexander González sigue sumando detalles más que interesantes. Sin embargo, parece que el venezolano se encuentra cómodo en el costado derecho (como volante, que es su posición), y eso impide que sea Tyronne quien juegue en dicha posición, la que de verdad es capaz de explotar al máximo gracias a su gran habilidad con balón. No va a ser nada sencillo, y el once inicial sigue sin ser el óptimo, ni mucho menos, pero paso a paso las piezas puede que comiencen a encajar. Anquela anduvo correcto; ahora, que no se vuelva a equivocar.

[ad name=”Anuncio para Artículos”]

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento
Comentarios