El Real Zaragoza ganaba en la tarde de ayer martes al filial azulgrana por el resultado de 0-1 con un tanto desde el punto de penalti obra de Ángel en el tradicional partido de peñas.
Ambientazo en las gradas. Foto: Twiter: Real Zaragoza
Ambientazo en las gradas. Foto: Twiter: Real Zaragoza

Partido disputado en el campo Virgen de la Corona de Almudévar ante un buen nutrido grupo de aficionados que no perdieron la ocasión de ver el partido. El ya tradicional partido de las peñas se resolvió desde el punto fatídico cuando corría el minuto 34 de la primera parte, el tanto fue obra de Ángel en un derribo anterior cometido sobre Pombo.

Si bien fue el típico test de pretemporada donde la carga de trabajo todavía pesa en las piernas de los futbolistas, el partido resulto entretenido, poniendo de manifiesto la buena pinta que tiene el filial azulgrana, encuadrado en el grupo 17 de la tercera división y también para dejar constancia que el equipo de Luis milla necesita todavía de varios retoques evidenciando la falta de un goleador.

El fuerte calor, unido al ímpetu local hizo que los primeros minutos fueran de claro dominio local, llegando a poner en serios apuros al arquero visitante Irureta que debutaba con la elástica blanquilla. Pasada la media hora de juego el cuadro visitante logró quitarse esa presión y empezó a dominar algo mas la posesión. Fruto de ello llegó el comentado penalti que termino en gol que a la postre sería definitivo.

Tras el descanso, el Zaragoza mejoró pero dejó una sensación algo preocupante que a buen seguro hará trabajar mucho en los próximos días a Julia y su gente, y que no fue otra que la falta de gol. La segunda parte fue zaragocista y gozaron de varias ocasiones para haber podido ampliar la ventaja en el marcador, pero unas veces la falta de acierto y otras la buena actuación de Gonzo provocaron que el marcador ya no se moviera.

Así pues buen test de preparación para ambos equipos. Para los hombre de Angel Royo fue un premio el poder enfrentarse a uno de los equipos llamados a pelear por el ascenso de categoría en segunda división, dejando buenos detalles y permitiéndose el lujo de tutear en muchas fases del partido al cuadro maño.

Ambos equipos seguirán con su preparación. El cuadro de Luis Milla tiene el próximo sábado ante el Nástic el primer test serio de la pretemporada. El partido se jugará en Tarragona a las 20:30 horas. Allí todos los aficionados blanquillos podrán ver un poco mas claro en que estado se encuentra el nuevo proyecto. Para el cuadro local el próximo partido será el domingo 31 de julio contra el Peñas Oscenses.