Ancizu recogiendo varios premios en su etapa en el Club oscense | Foto: BM Huesca
Javier Ancizu jugará este sábado su último partido con la camiseta del BM Huesca. El capitán pondrá punto y final a su etapa de jugador. El asturiano se despedirá del balonmano desde el equipo que lleva en el corazón. Se va después de haberlo pensado mucho durante la actual temporada. Se marcha, además, por la puerta grande. Se va porque quiere. Con absoluta libertad. No lo retiran las lesiones ni la falta de equipo donde jugar. Pondrá así el broche a 17 años de profesionalismo.
Nolasco (izda), Giné y Ancizu (drcha) en rueda de prensa | Foto: Bada Huesca
Nolasco (izda), Giné y Ancizu (drcha) en una rueda de prensa esta temporada | Foto: Bada Huesca

El extremo comunicó la despedida, ayer, en una emotiva rueda de prensa. Al lado del presidente del club, Pachi Giné, y enfrente de los que son sus compañeros de equipo que le despidieron con una cerrada ovación preludio de lo que tiene que ser este sábado contra el Anaitasuna. “Tengo una sensación agridulce. Estoy triste porque dejo este deporte y esta ciudad; feliz porque vuelvo con mi familia, con mi gente”, dijo. Su próxima parada es Gijón, cerca de la playa de San Lorenzo, otro nexo con la capital altoaragonesa.

Pachi Giné subrayó la dificultad de “poner en palabras” todo el trabajo que ha aportado el jugador a la entidad. “Siempre le estaremos agradecidos como capitán. Siempre ha empujado para que el club esté donde esté”, subrayó Pachi Giné. Javier Ancizu firma con esta su séptima campaña en la entidad altoaragonesa que la ha vivido en dos etapas. Tras sus dos primeras temporadas en División de Honor B dio el salto a la Asobal para jugar en el Torrevieja y cuatro después volvió al club con el que logró el ascenso a la máxima categoría del balonmano español –“el momento más bonito de mi carrera”, subrayó- y con el que jugó en Europa.

Ancizu en el partido frente a Puerto Sagunto en Huesca | Foto: C.Pascual
Ancizu en el partido frente a Puerto Sagunto en Huesca | Foto: C.Pascual

En su despedida, el extremo agradeció el trabajo y la dedicación de todos los que hacen posible que el BM Huesca “sea lo que es” y tuvo especiales palabras para Dani Ibáñez, del que dijo, “siempre estará en mi corazón”. Fiel a su credo cuando se le preguntó qué es lo que espera de este sábado en el partido donde se pone el broche a su carrera profesional y a la actual temporada fue tajante: “Espero ganar y que sirva para pedir disculpas por el mal partido que hicimos en la anterior jornada (contra el BM Aragón, en Zaragoza)”.

.

.