El guardameta cedido por el Real Zaragoza sustituyó a Leo Franco en Córdoba y encajó su tercer tanto en tres encuentros disputados.
Momento en el que Whalley encaja el tanto de Fidel | Foto: cordobesismo.com
Momento en el que Whalley encaja el tanto de Fidel | Foto: cordobesismo.com

Óscar Whalley jugó los segundos cuarenta y cinco minutos en El Arcángel ante el Córdoba por la lesión del portero titular Leo Franco. El argentino notó unas molestias justo antes de que se reanudara la segunda mitad y eso propició la entrada en el verde del joven cancerbero. Whalley acumula ya un total de 225 minutos repartidos en tres encuentros: en dos de ellos salió como titular y en este último lo hizo entrando desde el banquillo.

Whalley se estrenó como azulgrana en partido oficial en el Carlos Belmonte. Leo Franco se lesionó en el calentamiento previo al partido y eso hizo que el español fuera titular. En su primer encuentro como azulgrana, Óscar no pudo hacer nada para evitar el gol en propia meta del central Carlos David, y el partido en Albacete terminó con empate a uno.

Una semana después, y con la baja confirmada de Leo Franco, Whalley repitió titularidad: lo hizo frente al Tenerife en El Alcoraz. El guardameta de solamente 21 años se estiró tarde ante un lanzamiento esquinado del ‘Choco’ Lozano y concedió su segundo tanto de la temporada. Aquel encuentro también terminó en tablas y con el mismo resultado: 1-1.

Una vez Leo Franco superó su lesión, el portero cedido por el Zaragoza no había vuelto a disputar ni un sólo minuto hasta la última jornada, en Córdoba. Whalley disputó la segunda mitad y encajó su tercer gol en tres encuentros disputados en un mano a mano con Fidel que no pudo evitar. El partido en El Arcángel finalizó con empate en el luminoso, y con idéntico resultado que en las dos ocasiones anteriores en las que Óscar había jugado: empate a un tanto. Por tanto, no son tres partidos completos, sino dos y medio, lo que supone un total de 225 minutos sobre el terreno de juego. Whalley, por ello, tiene una media de gol cada 75 minutos. La de Leo Franco es de tanto recibido cada 94 minutos, pues ha disputado 946 minutos -11 encuentros- y ha encajado 10 goles.

Por mera estadítica, que Whalley esté bajo palos supone que el conjunto azulgrana encaje un gol y que el partido acabe con empate a uno. El cancerbero tiene mucho potencial y una larga proyección que le augura un futuro prometedor, pues ya ha sido internacional con las categorías inferiores de la selección española y titular en un Real Zaragoza que la campaña pasada peleó hasta el último minuto por ascender a Primera División. Sin embargo, en Huesca, Óscar Whalley no se encuentra del todo cómodo y va a tener que demostrar sus cualidades cuanto antes si quiere ganarse la confianza del técnico y tener un hueco en el once.