Inicio Blogs Volver a empezar

Volver a empezar

0
El Huesca necesita confiar de nuevo y volver a sonreír | Foto: C.Pascual
El Huesca necesita confiar de nuevo y volver a sonreír | Foto: C.Pascual
Anquela, los jugadores y un balón. Cómo, quiénes y con qué. Tres factores para un mismo objetivo: sonreír… de nuevo.

Aturdidos, como cuando un explosivo estalla a escasos metros. Presentes, pero ajenos a lo que ocurre, sin respuesta a lo que sucede en su espacio-tiempo. Incapaces de reaccionar a lo sufrido o de detener el contratiempo que se avecina. Conscientes de todo ello e impotentes cual inhábil estatua. Idos. Sin respuesta.

Esto le ocurre al Huesca cuando encaja. Anquela no reacciona (o lo hace mal), los jugadores se pierden y desconfían de ellos mismos y el balón se torna invisible. El pase que antes se producía y era recibido con la máxima precisión, ahora se queda corto o traspasa la línea. El tiro que antes acariciaba la red, ahora se topa con el meta o rehúye la palabra “gol”. Y la parada que antes era segura, que no se escapaba, que impedía al rival una segunda oportunidad, ahora no quiere quedarse, rechaza órdenes y se vuelve en contra.

‘Stop’. Hasta aquí. El Huesca ha tocado fondo, pero ya ni sanciones, lesiones o condiciones meteorológicas podrán prolongar el desastre. Toca volver a empezar. Que jueguen los que deben, como deben y para lo que deben. En definitiva, que vuelva el fútbol. Que vuelva el Huesca. Un sistema acorde con la fiosofía de los futbolistas y una pretensión clara desde el principio. Que retorne lo demostrado, no hay lugar para inventos. Ningún cobarde ha hecho historia.

Anquela frente al Real Zaragoza | Foto: C.Pascual
Anquela frente al Real Zaragoza | Foto: C.Pascual

Porque detalles como el de Vinícius son para la (pronta) esperanza. Un jugador capaz de arrancar, frenar y volver a acelerar en segundos, con marca y sin prácticamente espacio. Porque la actual plantilla es mejor que la que comenzó la temporada. Que para dar dos pasos hacia adelante antes hay que dar uno hacia atrás, y el Huesca ya se ha cansado de retroceder.

Se ha perdido la sonrisa. Ha desaparecido la (bendita) locura. Pero qué mejor manera de recuperarse que levantándose bajo el sol del sur y sobre unas condiciones que no atenten contra las capacidades de estos futbolistas. Existen recursos casi inmejorables y soluciones óptimas para que regrese la alegría. “Fútbol” y “sonrisa” van de la mano y solo necesitan de un único término: confianza… para volver a empezar.

Edgar Navarro
01/11/1995, Barcelona | Jefe Sección SD Huesca en SPORTHUESCA.com Entrenador de fútbol (Alevín 'A' e Infantil 'B' en CE Vila Olímpica) Estudiante de Humanidades en Universitat Pompeu Fabra Trabajador en Mediacoach (Mediapro)