Integrantes del equipo que participó en la Vuelta | Foto: CC Oscense
El equipo Vive-Club Ciclista Oscense de desplazó al Bajo Aragón para disfrutar de la vuelta ciclista en categoría cadete (15-16 años). Contaron con la participación de seis ciclistas: los jacetanos Pablo Ara y Pablo Castrillo, el taustano Jesus Ángel Sierra, el barbastrense Gerard Serrano, el ciclista de San Jorge Kike Sierra y Sergio Latorre de La Almunia de Doña Godina.

La primera etapa, una cronoescalada en Maella, fue un caos; multitud de corredores dieron con sus huesos en el asfalto en una curva que parecía maldita, y eran numerosos los pies que se escapaban de los pedales así como cadenas que salían de los piñones incluso a alguno le tocaba correr al estilo ‘Froome’. De los seis ciclistas del equipo dos se cayeron y otro sufrió una salía de cadena.

La segunda etapa tenía que ir mejor. El protagonista fue un calor sofocante entre las localidades de Nonaspe y Chiprana. Los ciclistas del combinado oscense, Kike y Gerard, no andaron finos. Pablo Ara sufrió una caída en lo que se preveía como otra jornada negativa. En el apartado positivo, Ara, Castrillo, Sergio Latorre y Jesus Angel Sierra consiguieron finalmente terminar la jornada.

La tercera etapa, entre Fayon y Caspe, era la etapa reina con subidas importantes. Kike y Jesús Ángel sufrieron en el inicio. Castrillo se vio involucrado en una caída pero por suerte no llegó a tocar suelo. Pablo Castrillo protagonizó una remontada para recordar hasta coger a Gerard, que hizo un esfuerzo increíble para ayudar a Pablo y llevarlo a rueda hasta el segundo grupo. Pablo Ara mientras tanto aguantó con el grupo principal para finalmente acabar todos los integrantes de la escuadra altoaragonesa la prueba.

El lunes 8 de agosto fue día de descanso para el equipo. Se aprovechó para atender actos institucionales: foto con el alcalde del Ayuntamiento de Calaceite que colaboró con el equipo; foto con la familia que regenta la tienda Bicisport Aubanell en Gandesa, y que tan amablemente atendieron al equipo arreglando los desperfectos de las caídas de esos días.
Además todavía sobró tiempo para salir a rodar un rato y soltar piernas.

La última etapa fue de supervivencia. El recorrido entre Fabara y Caspe no era muy exigente pero la fatiga acumulada de todos los días de competición hicieron que poco a poco los ciclistas fuesen perdiendo contacto con el pelotón principal. Kike se quedó con un grupo pequeñito, con lo que era complicado llegar a meta. Gerard y Jesus Ángel se quedaron con un grupo más grande y desde la dirección de equipo se les pidió un esfuerzo extra para intentar llegar a meta, aunque fue imposible. Sergio Latorre se quedó un poco más tarde y era el tercer ciclista para poder aparecer en la clasificación general por equipos. Aguantó y luchó hasta el final para que el equipo Vive- Club Ciclista Oscense apareciese en las clasificaciones finales en la posición 19. Mientras tanto, Pablo Ara y Pablo Castrilló consiguieron aguantar el fuerte ritmo impuesto por el equipo belga y llegaron en el pelotón principal en el mismo tiempo que el ganador de la etapa.