Imagen durante el partido entre Palencia y Lleida | Foto: palenciabasket.com
El próximo rival del Magia Huesca venció (77-85) en la complicada pista de Palencia.

El encuentro fue igualado durante prácticamente la totalidad de sus minutos. El Quesos Cerrato Palencia no empezó el partido con toda la seguridad que le caracteriza, y lejos de lo que se esperaba, los aciertos defensivos eclipsaban a los fallos ofensivos, sobre todo de cara a la canasta, que “escupía” todo lo que lanzaban los locales. Pero no todo era negativo, Lamont Barnes sumaba enteros para los suyos y culminaba un primer cuarto digno de admiración, fruto de su buena respuesta defensiva en la pintura. 5 rebotes y 4 recuperaciones, sumados a 4 puntos, le otorgarían a Barnes una valoración de 13pp. en el primer periodo (14-14).

La afición palentina advertiría tablas en el marcador y un partido de continuas transiciones en el que el juego destacaba por su rapidez y falta de sosiego. El partido se decidió en pequeños detalles y el parcial del segundo cuarto (tan solo 1 arriba para Lleida) es clara evidencia de ello (30-31). Los ilerdenses llegaron a estar 4 minutos sin anotar  pero la mala suerte de los palentinos les hizo no poder aprovecharlotanto como habrían hecho en otras ocasiones. Lamont, ya en el segundo cuarto, pudo contar al completo con los servicios de su compañero Urko Otegui en la pintura y, aunque los de Sergio García apretaban, siempre encontrarían respuesta.

El partido continuó completamente igualado en el tercer cuarto, aunque los errores empezaron a solventarse por parte de los locales, sobre todo a través de la aparición de los jugadores exteriores de inmensa calidad que militan en las filas del Quesos Cerrato Palencia. Marc Blanch y, especiamente, Jhornan Zamora se verían cómodos desde la línea de tres pero Rupnik no fallaría y cuando los locales se adelantaban ligeramente en el electrónico, el esloveno no dudaba en volverlo a igualar. Lamont Barnes representaría la fortaleza de los nuestros. A pesar de que la victoria no pudo materializarse para los de Sergio García, el pívot americano, demostró estar totalmente en forma con una exhibición de 33 pp. de valoración a final del partido.

El encuentro se rompió en los últimos 10 minutos. Hasta entonces ambos equipos se mantuvieron con la máxima igualdad que reflejaban los marcadores pero la polémica arbitral consiguió descentrar hasta tal punto que la plantilla de Actel Força Lleida pudo aprovecharlo y llevarse la victoria  en el último momento (77-85).