Imagen durante el partido | Foto: Luis A. Trapero
El BM Sinfín se alzó con el triunfo ante el Helvetia Anaitasuna por 32-28, en un partido muy completo del conjunto santanderino, perfectamente armados tanto defensiva como ofensivamente y con un espléndido Ernesto, que desesperó en numerosas ocasiones al ataque pamplonés.

Una primera parte espectacular del BM Sinfín, con una férrea defensa casi impenetrable para los pamploneses, y un ataque muy equilibrado y repartido como no se había visto hasta ahora en la presente temporada. Estos ingredientes fueron los que propiciaron el dominio absoluto local en el marcador durante todo este periodo.

Paredes comenzó muy enchufado, con cuatro de los cuatro primeros tantos de los suyos. El cuadro santanderino siguió sumando dianas de la mano de Río, Barco y Amarelle, pero el protagonismo de la tarde iba a estar reservado para Ernesto Sánchez. El guardameta madrileño se convirtió en un auténtico muro bajo palos y fue frustrando cada ataque de los de Juanto Apezetxea, para goce de la afición, que se arrancó a corear su nombre. Fueron tan solo once los goles que lograron colarle los visitantes en el primer tiempo, hasta el 16-11 antes del descanso.

Tras la reanudación fue Lon quien llevó el mando anotador en el Sinfín en los minutos iniciales, con dos tantos consecutivos desde el pivote. Sin embargo, no tardó en llegar la reacción del Helvetia Anaitasuna, quienes supieron aprovechar varias exclusiones seguidas a Lon, Ros y Diego para reducir algo la diferencia, aunque sin llegar a peligrar la ventaja local. Apenas tres minutos más tarde, Diego vio la tarjeta roja por triple exclusión y los pamploneses comenzaron a encontrar hueco en la defensa con más facilidad. En cambio, en el banquillo local Río siguió engrosando su casillero personal a base de penaltis, hasta convertirse, junto con Paredes, en máximos goleadores del encuentro.

Un parcial de 3-5 colocó el 23-20 a falta de quince minutos para el final, pero los santanderinos supieron gestionar a la perfección la presión de ver acercarse a su rival y no bajaron las revoluciones hasta oír la bocina. Amarelle, con dos tantos, y Paredes, Lon y Ros con otros tres, mantuvieron el dominio de su parte y, aunque los minutos se iban extinguiendo, aún quedó tiempo para el debut en ASOBAL del portero del filial Víctor Martínez, la roja a Oswaldo Dos Santos por un encontronazo en carrera con Postigo y un último gol de Calderón que estableció el 32-28 definitivo.

Trabajada y completa victoria del Sinfín, que suma otros dos puntos en casa y ya son cuatro los que ostenta en la clasificación liguera. El próximo viernes, los santanderinos tendrán que hacer frente su salida a Huesca (20:30 horas), partido adelantado de la Jornada 6.