Pablo González estaba cedido en Toledo | Foto: latribunadetoledo.es
Pablo González y Álex García, que estuvieron cedidos la temporada pasada en el Toledo y en el Ebro respectivamente, intentarán aprovechar la pretemporada que comienza hoy para convencer a Anquela y tener un hueco el próximo año en el primer equipo de la Sociedad Deportiva Huesca.
Álex García saltando al césped del Alcoraz frente al Huracán | Foto: Cordón Press
Álex García saltando al césped del Alcoraz frente al Huracán | Foto: Cordón Press

La pretemporada, además de servir para que Juan Antonio Albacete Anquela comience a perfilar su esquema de juego de cara a la próxima campaña, servirá para que tanto Álex García como Pablo González demuestren que tras sus periodos de cesión pueden tener cabida en el primer equipo azulgrana.

El central zaragozano destacó en la temporada del último ascenso, cuando subió desde el filial (Almudévar) para acabar siendo la pareja indiscutible de Carlos David en el centro de la zaga. Pese a su buen rendimiento, ambas partes acordaron que lo mejor sería que Álex García estuviera un año más en la categoría de bronce, y le cedió al Club Deportivo Ebro, donde ha firmado una gran temporada consiguiendo certificar la permanencia en su primer año compitiendo en dicha categoría.

Pablo González, del que no sabíamos que estaba fichado por el Huesca y cedido en Toledo hasta que el club oscense lo informó sin mucha más profundidad en una escueta nota de prensa en el que resumían la situación de la plantilla a principios de verano, ha jugado esta temporada 32 partidos con Onésimo en Segunda ‘B’ y ha conseguido marcar 3 goles y jugar la promoción de ascenso en la que fueron eliminados por el Hércules.

Ahora, aprovechando el periodo estival de preparación, ambos jugadores deberán competir con los nuevos fichajes y los jugadores ya renovados para lograr hacerse con un puesto en el primer equipo de la entidad oscense. De no conseguirlo, el club tiene previsto mantenerlos en sus planes de futuro pero buscarles una salida en forma de una nueva cesión para que sigan formándose y ganando experiencia con el fin de, algún día, vestir la camiseta del Huesca en Segunda División.