Marco Mira | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
José Francisco Nolasco definió a Marco Mira como “nuestro particular Viran Morros”. Seguro que no es el jugador del Bada que más corre, mejor lanza o el que destaca por tener una pinta más similar a la de un estibador del puerto de Rotterdam con el fin de asimilar los contactos en este eléctrico deporte. Pero es clave en la estructura defensiva del entrenador.
Marco Mira será el nuevo capitán del Bada Huesca | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Marco Mira será el nuevo capitán del Bada Huesca | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

Consolidado en la parcela defensiva es el tipo de jugador que todo compañero quiere tener a su lado. Nolasco le ha dado este año los galones de capitán. Muestra de la absoluta confianza que tiene en el cántabro (San Felices de Buelna, 1983), que en la temporada del ascenso fue habitual descarte en muchos partidos.

En el BM Huesca la elección del capitán es una decisión directa de José Francisco Nolasco, que los jugadores aceptan. Y ser prolongación del técnico sobre la pista muestra de su absoluta confianza. “Sabe lo que le puedo dar tanto en la pista como fuera de ella. La relación, con el tiempo, coge más afinidad. Es como la vida misma”, reflexiona Mira.

Esta temporada será distinta para el cántabro. Es cierto que para los jugadores cada agosto muda al del año anterior. Pero este ha sido más especial. Por primera vez no está a su lado Javier Ancizu. Compañero de fatigas durante muchos años, el asturiano ha dejado a un lado la pega y aunque se deja ‘caer’ por Huesca planta su cuartel general en Gijón. Fue el anterior capitán. También será emotiva por el regreso de la ciudad de Santander a la elite. Jugará en La Albericia, que evoca noches de gloria cuando el balonmano cántabro marcaba el paso de este deporte en España y el resto de Europa. Allí se encontrará con otro jugador –y amigo- que hizo grande al equipo altoaragonés: Alex Álvarez. Coincidir sobre la pista con Álvarez también será emotivo. “Cuando he podido he ido a verlo. Estoy contento por él y por la ciudad. Que Santander esté en la Asobal es importante”, subraya.

“Me gusta dialogar, aunque en muchos partidos no transmita esa sensación”

Marco Mira nunca ha escondido que disfruta jugando en la defensa. Quizá recibe menos aplausos que quienes marcan, pero la máxima es que toda victoria se cimenta desde atrás. Y los aplausos que se reciben al desbaratar un ataque rival son los más elogiosos. De los que saben de qué va esto. Lejos de mantener posturas numantinas fuera del 40×20 aboga siempre por la palabra. Por eso entiende el brazalete de capitán como una función de enlace entre la plantilla y el cuerpo técnico. “Me gusta dialogar, aunque en muchos partidos no transmita esa sensación”, afirma, sin esconder una sonrisa de quien sabe que sobre la pista no da una sola concesión… ni al rival ni al compañero que pudiera achantarse.

Tras diez temporadas en el BM Huesca y con muchos partidos en su currículo, el lateral cántabro se aleja de cualquier pronóstico sobre el puesto en que terminará la campaña el Bada. “No son muy de fiar”, asegura. Tan solo desliza que “con el equipo que tenemos debemos estar de media tabla hacia arriba. En estas dos últimas temporadas hemos visto la cara y la cruz. Influyen muchos factores para firmar un puesto. Eso sí, el objetivo mínimo es acabar lo más alto posible y luego ya se verá”.

Marco, la pasada campaña en un partido liguero | Foto: sporthuesca.com - C.Pascual
Marco, la pasada campaña en un partido liguero | Foto: sporthuesca.com – C.Pascual

Cuando el equipo encara la recta final de la preparación para el inicio de la competición regular, el nuevo Bada ya define cada vez más su juego. El brochazo grueso del capitán es de un siete sobre la pista “con cambios poco acentuados (respecto al equipo de la pasada campaña). En ataque, la primera línea se mantiene. Sí que hay diferencia en los extremos porque cambian los perfiles. La base de juego va a seguir siendo similar a la pasada temporada”. Eso sí, el inicio de la competición es de curvas cerradas. El primer plato será el de León, con Rafa Guijosa en su banquillo, para después de Villa de Aranda jugar contra Logroño, Barça, Anaitasuna y terminar contra el BM Aragón. ¿Asusta? “Vamos a verlo”, responde. “Es un inicio complicado y eso tiene una doble lectura: lo peor lo vamos a pasar los dos primeros meses y luego llegarán los rivales que te van a marcar en la liga. Lo más importante es León, tanto para nosotros como para ellos. Han armado un equipo muy fuerte. Será un partido bonito e importante”, precisa.

“Tenemos que ser optimistas, los patrocinadores se animan y parece que una pequeña recuperación de la liga”

El balonmano nacional está recuperando de forma tímida alguno de los grandes jugadores que se fueron al calor de competiciones con contratos más jugosos. Vuelven, además, técnicos. Y eso es importante porque sube la calidad y, sobre todo, porque los patrocinadores empiezan a volver a la liga. El caso más mediático es el regreso de Hombrados, que guarda la portería del Guadalajara. “ Tenemos que ser optimistas porque las empresas se animan y parece que hay una pequeña recuperación de la liga”, indica Mira.