Pues sí, se confirmó, sonaban tambores y al final llego el día, Fernando Losfablos dice adiós. Se marcha emocionado, agradecido por estos 7 años y orgulloso de haber sido el máximo estandarte de esta segunda época dorada del club azulgrana. Gracias y hasta siempre.
Agustín Lasaosa (izq) con Miguel Concepción, presidente del Tenerife | Foto: C.Pascual
Agustín Lasaosa (izq) con Miguel Concepción, presidente del Tenerife | Foto: C.Pascual

Ahora coge el timón Agustín, si es que en algún momento alguien dudo que lo había dejado, con el equipo a las puertas de una nueva pretemporada y con los deberes casi hechos por parte de la secretaria técnica. No sabemos si será definitivo, si un nuevo hombre entrará a formar parte de la cúspide de este organigrama o al menos de momento se seguirá con la interinidad. El tiempo dirá.

Es momento de cerrar la plantilla, una plantilla que tiene aires de cuajada, de hecha a golpe de sensatez e inteligencia y lo más importante, a gusto de la dirección deportiva y entrenador. Así pues, este año no valdrá quejarse de unos jugadores que no son propios o que no eran del gusto de unos o de otros. Tocará pelear como siempre ha hecho este equipo y permítanme que les confiese: Ando bastante ilusionado, me ha sorprendido la celeridad con la que la Sociedad Deportiva Huesca ha cerrado acuerdos, muchos de ellos en propiedad y con jugadores de calidad y otro tanto de juventud.

Una cosa no le podrán reprochar a Lalo y sus ayudantes: trabajo

Andamos entre el miedo de perder a dos de nuestros baluartes (Fran Mérida y Samuel Sainz) y a medias con Alexander, que si bien es cierto cuajó una gran copa América, tengo la esperanza de que se quede este año y se asiente en nuestro fútbol.

La marcha del primero es casi un secreto a voces, sin duda ganada en el terreno de juego. Solo queda por saber cual será el destino y que cantidad ingresará el Huesca por su traspaso. Al futbolista solo queda que desearle suerte, darle las gracias y guardarle un sitio en nuestro recuerdo. A la dirección técnica desearle una buena negociación y si al final se confirma la marcha, que sea lo mas provechosa para el club y también, y no menos importante, que sea suplida con alguien de garantías.

Con Samu está por ver, novias no le faltan, pero confío en que el jugador al final, bien aconsejado, acabe de formarse al menos un año mas en el Huesca. Confío en la buena relación que hayan podido entablar Anquela y él.

Samu Sainz. Foto: Archivo

La línea de juego ya la conocemos; Anquela al final logró acertar con la tecla y pudimos ver qué Huesca quiere y que le va a exigir a su nueva plantilla en esta nueva temporada. Confiar que las incorporaciones mejoren lo que había y que el trabajo desde pretemporada del míster dé los resultados esperados.

Al final los aficionados solo podemos apoyar y si alguien me lo permite, soñar. Soñar con asentarnos en esta categoría y desde allí hacer volar a nuestra imaginación. Soñar es gratis y este Huesca tiene mimbres para hacer que ese sueño, además, esté lleno de razón.