Guillermo Arenas durante un tiempo muerto contra Tau CAstelló. Foto: C.Pascual
El técnico del Magia Huesca, Guillermo Arenas, afirma que su equipo está físicamente preparado para el partido de este domingo en Logroño donde se juega buena parte de sus opciones para conseguir la permanencia en la LEB Oro.

Guillermo Arenas, técnico del Magia Huesca, reconoce que el partido del domingo tiene un sabor especial. Finta para decir que no es una final el duelo frente al Calzados Robusta porque de hecho aún quedarán cuatro partidos más, pero es difícil abstraerse del valor que tendrá la victoria y la derrota ante un rival directo por la permanencia en la LEB Oro. Además de que hay que ganar, hay que enjuagar la diferencia de nueve puntos a favor del quinteto riojano que consiguió en la primera vuelta (75-84).

El técnico del Peñas no esconde que el duelo va a tener mucho “de pizarra y de sensaciones” para los jugadores por todo lo que hay en juego. “Va a ser –añadió- un partido complicado y bonito”. Arenas subraya que su equipo se encuentra mentalmente preparado para afrontarlo, físicamente recupera a Gantt, ‘Sima’ está en una buena evolución para ayudar, con Álvaro hay que ser precavido por sus problemas en un tobillo y de Petrovic reconoció la necesidad de que dé un paso adelante en el apartado ofensivo pese a sus problemas en un pié.

Peñas, por su parte, sigue en esa línea de reforzar al máximo el apoyo desde la grada y ya son tres autobuses con aficionados los que partirán rumbo a Logroño para que el Peñas se sienta arropado en todo momento. Ni que decir tiene que Arenas está contento con la respuesta de la afición para hacerles sentir que juegan al abrigo del Palacio.

Respecto al rival, su respuesta es toda una incógnita. Sobre todo después de jugar entre semana y rozar la vitoria contra el Breogán. Perdió en la prórroga y eso seguro que les da un plus para la cita de este domingo. El entrenador del Magia subraya la capacidad de varios de los jugadores del Calzados Robusta para fabricarse sus propias canastas de lo que extrajo la parte positiva de esa cualidad: “Tenemos que estar muy bien en los uno contra uno”. Puso nombre propio a Garrido, Bravo y Lejarreta, con mucha experiencia para cerrar los partidos en los momentos críticos del encuentro, para avisar que anularlos será clave en la esperada victoria del quinteto altoaragonés.