De los cuatro partidos que ha disputado la SD Huesca en este mes, ha perdido tres y a empatado otro, sumando un total de un gol a favor y seis en contra. Además, Tevenet ha sido destituido.
Los jugadores del Huesca le protestan al colegiado tras finalizar el encuentro frente al Oviedo | Foto: sporthuesca.com
Los jugadores del Huesca le protestan al colegiado tras finalizar el encuentro frente al Oviedo (1-0) | Foto: sporthuesca.com

La SD Huesca consiguió el 31 de octubre su primera victoria liguera en El Alcoraz. Dos meses tardó el conjunto oscense en lograr el primer triunfo de la Liga Adelante en su feudo. Parecía que, después de encadenar una serie de partidos puntuando y mostrando un buen nivel, tanto defensiva como ofensivamente, al Huesca le llegaba un gran resultado, el mejor hasta el momento: vencer 2-0 a un rival como el CD Numancia, que la afición disfrutara de los primeros tres puntos de los suyos en casa y que, por fin, lo visto en el verde se plasmara en el marcador.

En un cómoda posición en la tabla y con la moral por las nubes se presentaba el conjunto que dirige Luis García Tevenet en el Nou Estadi de Tarragona. Emaná hizo que el Huesca pusiera los pies en el suelo con una primera mitad extraordinaria y el Nàstic se marchó a vestuarios con un 2-0 en el luminoso. A pesar de que el cuadro altoaragonés dominó en el segundo tiempo e hizo méritos para conseguir, al menos, el tanto que le metiera en el partido, se fue de vacío. El Gimnàstic fue una piedra en el camino para los oscenses. Una piedra de la que, tras tropezar, o el Huesca se levantaba o caía de nuevo. Pues, fue lo segundo.

Al equipo azulgrana le tocaba volver a jugar lejos de El Alcoraz, repitiendo partido a domicilio. Habiendo perdido en Tarragona, el Huesca visitaba al líder, el Córdoba. Los de Tevenet fueron superados, y la mejor noticia fue que se llegara al minuto 87 solamente con un gol por debajo en el marcador. Machís, gracias a una conducción con espacio y a una jugada fortuita, consiguió anotar y hacer que el conjunto azulgrana se marchara del Nuevo Arcángel con un punto. Un empate que sabía a victoria. Pese a encadenar dos encuentros a un nivel mediocre, el Huesca salía vivo de la localidad cordobesa, y tocaba volver a jugar en casa.

Luis Fernández mandó alto el tercer penalti | Foto: laliiga.es
Luis Fernández mandó alto el tercer penalti ante la UE Llagostera | Foto: laliga.es

El equipo azulgrana recibía al Real Oviedo. El partido estuvo marcado por el viento y las decisiones arbitrales, y un Huesca que no podía contar ni con Manolo ni con Fran Mérida en el centro del campo por sanción. Íñigo López se fue a la caseta por una presunta agresión al guardameta Esteban, aunque más tarde se apreció a la perfección por las imágenes de televisión que el riojano no tocó en ningún momento al cancerbero. Si quedarse con uno menos y además en esta categoría ya resulta prácticamente determinante, que Carlos David cometiera penalti a un minuto para el final fue decisivo. Nada pudo hacer Whalley para detener la pena máxima y el Huesca perdió 0-1.

Con un punto de los últimos nueve llegaba la SD Huesca a su último enfrentamiento liguero del mes de noviembre. El del pasado sábado en Palamós, frente a la UE Llagostera. Los visitantes hicieron un buen inicio de partido, siendo ligeramente superiores y llevando a cabo las mejores oportunidades. Un sensacional golpeo de falta directa de Pitu se coló por la escuadra de la meta defendida por Whalley y entró cual cuchillo por el pecho de los once protagonistas azulgranas en el terreno de juego. El Huesca se desinfló, y a pesar de que en el segundo acto acumuló una gran cantidad de disparos, ni el juego ni la efectividad estuvieron de su lado y se cayó por tercera vez. Un 2-0 reflejó el vídeo-marcador del Municipal de Palamós-Costa Brava, y el conjunto azulgrana volvía a Huesca dejando muy malas sensaciones.

Cuatro partidos disputados, 6 goles encajados y solo 1 anotado a favor, el que consiguió Darwin Machís para lograr un punto en el Nuevo Arcángel. Y, para colmo, el entrenador es destituido. Tevenet abandona la SD Huesca. Los últimos resultados no han acompañado, y el juego mostrado por el equipo, tampoco. Haber firmado el mejor arranque del Huesca en Segunda División, después de haber ascendido al equipo, volver a ponerlo en el panorama del fútbol nacional profesional, y haber hecho historia llegando a deciseisavos de final de la Copa del Rey por vez primera, enfrentándose al FC Barcelona, no ha sido suficiente para que Luis García Tevenet tuviera mayor crédito y hubiese aguantado mayor tiempo en el banquillo.

Un viejo conocido de la casa -entrenó al Huesca en 2005-, Juan Antonio Anquela, se hace cargo de un equipo que aun con todo se encuentra fuera del descenso, empatado a 16 puntos con el decimonoveno, el Llagostera. De él se espera que sea el capitán que redirija a esta SD Huesca en su rumbo de salvar la categoría. Tiempo y mimbres hay, y de sobras, para ello.