En las últimas salidas la SD Huesca no ha obtenido el ansiado premio con el que ha estado complaciendo cada dos semanas a sus aficionados y ha visto como se rompía esa buena racha de resultados lejos de El Alcoraz.
Los jugadores del Huesca hacen piña antes de empezar a jugar | Foto: C.Pascual
Los jugadores del Huesca hacen piña antes de empezar a jugar | Foto: C.Pascual

Si jugar en casa se está convirtiendo, partido tras partido, en un suplicio, ahora visitar el campo del rival está tomando la misma dinámica negativa. Y es que desde que Anquela ocupara el puesto de entrenador, el equipo altoaragonés tiene demasiados problemas para puntuar tanto fuera como en Huesca, aunque la mala tendencia en El Alcoraz ya existía en la época de Luis García Tevenet.

Llagostera, Zaragoza, Almería, Lugo y Vitoria. De estas últimas cinco salidas, solo en suelo almeriense el Huesca ha conseguido hacerse con los tres puntos, mientras que en Zaragoza y Lugo ha obtenido dos empates sobre la bocina. Si en el derbi aragonés fue Carlos David quien anotó el gol en el minuto 93, en el Anxo Carro de Lugo le tocó a Héctor Figueroa igualar el choque en el minuto 88, haciendo su segundo gol de la temporada y empatando un encuentro en el que los jugadores de Anquela merecieron algo más.

A estas alturas de la temporada, con la primera vuelta en el bolsillo y solamente un partido disputado de la segunda, la SD Huesca se mantendría en puestos de ‘playoff’ de ascenso si solo se contaran los puntos cosechados como visitantes. Los azulgranas suman un total de 15 puntos lejos de tierras oscenses -seis empates, tres victorias y tres derrotas-, solo superados por Alavés, Osasuna, Oviedo y Mirandés, y empatados con el Numancia.

Tenerife, lugar idílico para cambiar la racha

Para darle la vuelta a esta mala racha de resultados como visitante, el Huesca tendrá que esperar hasta el día 6 de febrero. En esa fecha, el conjunto oscense visitará a un Tenerife en alza desde la llegada de Pep Martí al banquillo del cuadro isleño en lo que será la primera oportunidad para revertir la situación.