Jorge Arcas (centro) en el Tour du Limousin | Foto: Jennifer Lafarge
Tras completar el Tour du Limousin, donde finalizó décimo séptimo en la última etapa, Jorge Arcas estará en la salida del Tour du Poitou-Charentes. Serán cinco etapas, una de ellas sector doble, a disputarse entre los días 23 y 26 de agosto en la región de Aquitania.

Comenzó Arcas su particular agosto hace ya casi dos semanas en el este de Francia, en el Tour de l’Ain. Recientemente ha completado el Tour du Limousin en el centro del país galo, y ahora se acercará hacia su Sabiñánigo natal ya que toca competir en la vecina región de Aquitania. Será en un tal vez poco conocido a nivel internacional Tour du Poitou-Charentes, prueba del calendario francés perteneciente al circuito europeo y que consta de cinco etapas, una de ellas de 23 kilómetros contra el crono siendo el segundo sector del tercer día, y que sobre todo tienen un perfil llano pero salpicado con repechos y pequeñas cotas tan clásicas en las carreteras francesas. Esto entre los próximos días 23 y 26 del mes en curso. Allí Movistar se presentará con Arcas, Carapaz, Dowsett como gran baza para la crono, Lobato para las llegadas masivas, Moreno, Oliveira, Pedrero y Ventoso.

Pero lo que pasó recientemente fue su participación en el Tour du Limousin, segunda entrega de la trilogía francesa de este mes de agosto. Si miramos la general engaña. Su puesto 98 no hace justicia al duro trabajo desplegado por el serrablés en las tierras de Limoges. Rodando continuamente en cabeza a altos ritmos para controlar la carrera e incluso andar en fuga son trabajos habituales para gregarios como Jorge Arcas pero que luego para nada se ven reflejados en una clasificación general. Lo que si se vio reflejado en la clasificación de la última etapa fue su décimo séptimo puesto final. Quizá contar con un poco más de más libertad le permitió llegar en un nutrido grupo cabecero, siendo el primer Movistar en cruzar la línea de meta en Limoges. No es la primera vez que lo hace. Ganar en profesionales está muy caro, pero nada es imposible.