Toquero en un entrenamiento | Foto: Deportivo Alavés
La plantilla albiazul entrenó ayer en su estadio a puerta cerrada para preparar el partido dominical ante el Huesca. El técnico del conjunto vasco pudo contar con Femenía y Toquero, ausentes en la sesión del lunes.
Toquero en un entrenamiento | Foto: Deportivo Alavés
Toquero durante un entrenamiento en Ibaia | Foto: Deportivo Alavés

El equipo entrenó ayer por la mañana en Mendizorroza a puerta cerrada. José Bordalás pudo contar con toda su plantilla al completo para la sesión, incluido Kiko Femenía. El atacante entrenó con normalidad tras recuperarse del golpe en el tobillo que recibió en el partido frente al Nàstic. Los canteranos Aranda, Erik y Víctor López participaron en la sesión con primer equipo.

El conjunto albiazul retomará la actividad hoy jueves a las 10:30 horas en las instalaciones de Ibaia, en una sesión que se realizará a puerta abierta.

Barreiro: “La gente se merece que ganemos”

El delantero Manu Barreiro fue el encargado de atender a la prensa ayer tras el entreno. El jugador, que además ha sonado con fuerza para recalar en el Huesca, dijo: “Cuando tienes un resultado negativo, y sobre todo en casa, piensas en que llegue pronto el encuentro siguiente, porque te queda la sensación de que podías haber hecho algo más. Queda muy poco para el partido frente al Huesca y tenemos muchas ganas de afrontarlo y de corregir los errores que cometimos el otro día. En casa queremos hacerlo bien. Con el ambiente que hay, la gente se merece que ganemos“.

El equipo albiazul se refuerza con Dani Abalo

Ayer, e inmerso en la semana previa al partido contra el Huesca, el Deportivo Alavés hizo oficial el fichaje del atacante Dani Abalo. El jugador, nacido el 29 de septiembre de 1987 en Villagarcía de Arosa (Pontevedra), llega a Mendizorroza con la carta de libertad y se ha comprometido hasta el final de la presente temporada. Abalo se formó en la cantera del Celta de Vigo, conjunto con el que debutó en Primera División a los 19 años. Salió de Galicia en 2011 y puso rumbo a Tarragona para jugar cedido en el Nástic. Al año siguiente regresó a Vigo para permanecer una temporada en la entidad celeste hasta que fichó por el Sport Clube Beira-Mar portugués para después jugar en el Ludogorets búlgaro y en el Sivasspor turco antes de regresar a España.

El nuevo jugador albiazul es el segundo refuerzo del equipo vasco en este mercado invernal tras el fichaje de Iñaki Sáenz el pasado mes de diciembre.