El entrenador del Huesca apenas se guardó ases en la manga y frente al Racing de Ferrol alineó a un equipo prácticamente de gala. Carlos David, apercibido de sanción, vio el partido desde la grada. Íñigo Ros y Camacho fueron dosificados y Rojas rodó unos minutos después de haber estado parado por lesión. Sin embargo, Scardina tuvo que salir del rectángulo de juego aquejado de unas molestias en su pierna izquierda.
Álex García tuvo que sustituir a Scardina frente al Racing de Ferrol | Foto: Cordón Press
Álex García tuvo que sustituir a Scardina frente al Racing de Ferrol | Foto: Cordón Press

Tevenet no se iba a relajar, ya lo había avisado durante la semana. Pese al 0-4 con el que el Huesca llegaba a su enfrentamiento de vuelta frente al Racing de Ferrol, el míster azulgrana dispuso sobre el tapete a once jugadores que bien podrían conformar el once de gala de cualquier equipo. De los menos habituales, de inicio sólo sorprendió la presencia de Pallarés en la punta de ataque y la ausencia de Camacho en el once. Josan Ferrández, tras su buen partido en A Malata, también tuvo el premio de jugar de inicio en el encuentro de vuelta y disputar los 90 últimos minutos de la eliminatoria. José Manuel Rojas, que se perdió el encuentro de ida por lesión, reapareció formando pareja con Scardina en el centro de la zaga.

El primer movimiento desde los banquillos llegaba en el minuto 35. Scardina, que recientemente había sufrido una lesión muscular pero en el encuentro de ida ya había reaparecido aparentemente recuperado, pedía el cambio para abandonar el rectángulo de juego aquejado de unas molestias. Álex García fue el encargado de reemplazarle y el prometedor central zaragozano realizó un buen partido, muy seguro y sin fallos. El zaguero italiano acudió al círculo central al término del partido para aplaudir a su afición y se le pudo ver en su maltrecha pierna un curioso instrumento fisioterapéutico que procuraba frenar su dolencia.

El siguiente cambio, debido al abultado resultado global, modificó la sala de máquinas azulgrana. Íñigo Ros, en el minuto 55, abandonaba el partido para dejarle su sitio a Juanjo Camacho, que sorprendentemente comenzó el encuentro desde la banqueta. Con intención de dosificar a ambos futbolistas, Tevenet procuró no sobrecargar sus piernas con más minutos, teniendo en cuenta que Camacho había tenido molestias recientemente.

Íñigo Ros le coloca el brazalete de capitán a Juanjo Camacho | Foto: Cordón Press
Íñigo Ros le coloca el brazalete de capitán a Juanjo Camacho | Foto: Cordón Press

El último cambio permitió el ingreso de Juan Esnáider para complementar a Pablo Pallarés en la delantera. Tevenet retiró del campo a Rojas cumplida la hora de partido para que el delantero madrileño, sin presión, tratara de aumentar su cuenta goleadora y la del Huesca, sin éxito una vez más. Debido a las ausencias sobre el verde de Scardina y Rojas, Juanjo Camacho tuvo que abandonar el doble pivote y actuar de defensa central, debutando en esa posición y realizando una buena actuación.

Rojas reconocía al finalizar el encuentro que su sustitución había sido por precaución y apagó las alarmas que auguraban una recaída en su lesión. Ahora las miradas se centran en Scardina, cuya lesión acaparará todas las atenciones esta semana en vistas a afrontar el encuentro de ida de la eliminatoria definitiva. Carlos David seguirá apercibido de sanción, y si ve una tarjeta amarilla se perdería el encuentro de vuelta, que será el definitivo para conseguir el ascenso.

.