Stephen Holt entrenando en Benasque | Foto: Basket Zaragoza
Stephen Holt no es un veterano de la Liga Endesa, pero tampoco un debutante. Con una experiencia truncada en Alemania llegó a España el pasado curso para cubrir las bajas del MoraBanc Andorra. Con un debut prometedor, el de Oregón cumplirá su segunda etapa en la mejor liga de Europa con el objetivo de haber llegado para quedarse. El americano habló durante la concentración que el equipo caísta está realizando en Benasque.

Justo antes de la sesión vespertina de trabajo, el ex de St. Mary’s nos atiende en los instantes previos de ponerse de nuevo a los órdenes de Casadevall: “Todo está yendo bien. Desde el primer momento estamos entrenando muy duro y creo que día a día vamos mejorando para alcanzar el nivel necesario para competir”, asegura en una concentración de la que destaca su valor. “Creo que tanto el sitio como la experiencia es una buenísima oportunidad para crecer no solo como equipo sino como grupo humano y establecer vínculos fuera de la pista. Todos nos estamos conociendo mejor y eso nos ayudará luego en la pista”, argumenta.

Tras desembarcar en la Liga Endesa el pasado mes de febrero, arrancar desde la pretemporada ha de ser también fundamental para ver su mejor versión: “Para mí es realmente importante porque empiezo a trabajar con los sistemas del equipo desde el principio y tengo más tiempo para asimilarlos y adaptarme al equipo”, indica.“Además me ayuda a conocer tanto la ciudad como el club y me da confianza. Es algo que me motiva y también es importante para progresar durante la temporada”, añade el ‘5’ rojillo.

Con experiencias en la Summer League de por medio, en su camino desde Australia hasta España, el de Portland asegura haber progresado bastante: “Si algo he mejorado viniendo a la Liga Endesa es mi inteligencia sobre la cancha. Obviamente también ayuda el irse haciendo mayor pero estar aquí supone llegar al más alto nivel”, subraya sobre el nivel competitivo. “Allí jugaba como base y al llegar a España me desenvolví más como escolta pese a jugar en ambas posiciones. En cualquier paso, el paso de los partidos ayudó en mi adaptación y a saber qué debía hacer”, valora.

Holt destacó en su debut en la Liga Endesa anotando 14 puntos, y en apenas tres meses superó los 10 puntos en siete ocasiones, demostrando su valía: “Desde el principio traté de hacerlo lo mejor posible”, recuerda. “Creo que soy un buen jugador en transiciones rápidas y también desde la larga distancia. Cuando soy capaz de centrarme en eso, mis puntos fuertes, saco ventaja y me motivo para sumar puntos para el equipo y trabajar también en defensa”, esgrime sobre su juego.

Con la confianza por bandera, el estadounidense descubre lo que se puede esperar de él: “Trato de ser agresivo anote o no. De cara al aro, en defensa… Me encanta jugar y sumar ayudar para el equipo. Por eso, lo que me pida el entrenador será lo que haga”, confirma con abnegación. “Sé que más allá de anotar tengo que ayudar al equipo y es un reto que me motiva. Quiero demostrar el jugador que soy y hacerlo en una gran liga, quiero demostrármelo cada día. Estoy muy agradecido de estar en la ACB una temporada más y mi objetivo es demostrar que tengo sitio en una de las mejores ligas”, concluye con su rezo grabado a fuego.