Sergio Jiménez, entrenador del Magia Huesca | Foto: El Correo
En una entrevista de Pablo Romero a FEB.es, el entrenador del Magia Huesca habla de su llegada al club peñista y sus intenciones para esta temporada.

Se estrenó como primer entrenador el pasado curso asumiendo las riendas del Sáenz-Horeca Araberri y los resultados no pudieron ser más satisfactorios para un Sergio Jiménez que culminó su temporada de debut en las Competiciones FEB festejando el ascenso a la Liga LEB Oro con el conjunto vitoriano.

Un rotundo éxito que avaló su llegada a Huesca a lo largo de un verano en el que volvió a ejercer como pieza importante del engranaje de la formación nacional dentro del cuerpo técnico de la Selección U18M: “Fue precisamente durante uno de los primeros días de concentración cuando recibí la primera llamada del Peñas Huesca. En ese momento el Araberri había anunciado que no formalizaría su ascenso y el proyecto que en Huesca me presentaban me pareció realmente atractivo por muchos motivos. Este es un equipo con mucha tradición de baloncesto, que este año celebra su 40 aniversario y que cuenta con un proyecto deportivo que ha dado muy buenos frutos durante los últimos años y que quieren que perdure en el tiempo. El poder tener a mi disposición jugadores jóvenes, con hambre y sobre todo con mucha proyección unido al sentimiento de ilusión y trabajo que me he encontrado en el club y que es una filosofía que encaja bastante conmigo hicieron que no tuviera ninguna duda a la hora de venir aquí. Creo que puede ser un año importante para ambas partes en el que ellos me ayuden a dar un nuevo pasito como entrenador en mi carrera y en el que yo intente aportar mi granito de arena para que el club siga creciendo”.

“Fontet fue un lujo para nosotros y supuso la mejor guinda para nuestro pastel”

Y una de esas primeras responsabilidades llegó con la construcción de una plantilla para la que su hoja de ruta fue en todo momento en sintonía con la de un club dispuesto a llevar a Huesca a los mejores jugadores posibles: “Cuando nos sentamos por primera vez el único nombre que estaba ya sobre la mesa era el del capitán Lafuente así que fue a partir de ahí cuando comenzamos a construir un equipo para el que valoramos qué perfil de jugadores podíamos traer a Huesca en función de lo que nos ofertara tanto el mercado nacional como el internacional. Queríamos jugadores nacionales con hambre a los que íbamos a ofertar una gran plataforma para su primer año de crecimiento fuera de sus clubes de toda la vida así como internacionales con algo más de experiencia y que quisieran encontrar junto a nosotros un buen escaparate dentro de nuestro baloncesto. A partir de ahí tuvimos la suerte de encontrarnos por el camino con la posibilidad de contratar a Albert Fontet algo que fue un lujo para nosotros y que supuso la mejor guinda para nuestro pastel”.

La plantilla del Peñas Huesca vista por su técnico:

Bases: Jokubas Gintvainis y Álvaro Sanz

La alta exigencia generada en el club oscense durante los últimos años en el puesto de base volverá a estar presente en una campaña en la que Sergio Jiménez ha querido tener perfectamente cubierta la dirección del equipo con una buena dosis de calidad.

Álvaro Sanz, jugador del CAI Zaragoza cedido en Huesca | Foto: Agencias
Álvaro Sanz, jugador del CAI Zaragoza cedido en Huesca | Foto: Agencias

Y para comprobarlo bastaría con echar un ojo a la hoja de Servicios de un Jokubas Gintvainis que tras brillar en Lituania llega a España dispuesto a reivindicar su calidad a nivel europeo: “Jokubas viene de ser un base sólido en su país donde dispuso de muchos minutos el año pasado tanto en Liga como en FIBA Europa Cup por lo que cuenta con un bagaje y una experiencia que serán muy importantes para nosotros. Tiene mucha capacidad ofensiva para hacer jugar al equipo y es un grandísimo jugador de bloqueo directo contando incluso con un gran físico con el que redondear su juego, es una de nuestras grandes apuestas como club a la hora de intentar dar un salto de calidad a una plantilla en la que debe ser el base cerebral, el jugador que dirija a la perfección al equipo”.

Su complemento sobre la pista será uno de los bases nacionales con mayor proyección, un Álvaro Sánz que llega a Huesca cedido por sus vecinos del CAI Zaragoza y que contará con una gran oportunidad para poder crecer en la competición: “Para Álvaro este será su primer año de cesión fuera de su club de formación. Vemos en él a un gran jugador de futuro, con un físico privilegiado pero sobre todo a un chico con muchas ganas de poder aprender junto a nosotros en una temporada que sabe que será importante para él. Ahora mismo debe darnos ese ritmo que te da la juventud y con el que debe ser capaz de aportarnos la capacidad de revolucionar partidos. Es el complemente perfecto para Jokubas a la hora de aportarnos una marcha más a un ritmo de juego que será ya especialmente alto con el lituano”.

Aleros: Mikel Motos, Jackson Capel, Jure Gunjina y Jorge Lafuente

Aunque, como no podía ser de otro modo, el proyecto oscense comenzó a construirse sobre la renovación de su abanderado. Un Jorge Lafuente que despidió el pasado curso entre lágrimas tras la disputa de la final por el ascenso y que supone el mejor ejemplo a la hora de explicar lo que supone para su ciudad este histórico club.

Jorge Lafuente | Foto: C.Pascual
Jorge Lafuente | Foto: C.Pascual

Un jugador único y clave para el funcionamiento del vestuario:“Cuando yo llegué el de Jorge era el único nombre que estaba ya en plantilla y fue una magnífica noticia porque es uno de esos jugadores que además de aportar al vestuario sentimiento de club puede sumar mucho sobre la pista a través de la experiencia adquirida en cientos de horas de vuelo en la Liga LEB Oro. El él se nota mucho la mano de Quim Costa durante estos años ya que está perfectamente entrenado, es un excelente defensor, no comete errores, sabe seleccionar a la perfección sus tiros y juega a la perfección sin balón en ataque. Con todo ello debe ayudarnos mucho sobre la pista pero también en el vestuario donde es el perfecto anfitrión tanto para los jugadores que llegan nuevos a Huesca como para los más jóvenes a la hora de afrontar los momentos complicados de la temporada”.

Su presencia en el perímetro supone una garantía para un técnico que tiene depositadas igualmente muchas esperanzas en la figura de un Jason Capel que llega a Huesca dispuesto a poner su calidad individual al servicio del equipo: “Lo incorporamos como tirador y eso es lo que nos tiene que aportar. Es un jugador que es capaz de salir desde el banquillo y revolucionarte un partido con su efectividad a la par que aporta una buena capacidad defensiva con la que elevar la exigencia del equipo. Además de poder abrirnos las defensas es un jugador rápido y con manos hábiles capaz de robar muchos balones y todo ello sin ser ningún novato ya que cuenta con una buena experiencia en diferentes ligas europeas”.

Aunque si habrá un hombre al que se le deberá prestar una especial atención ese será un Milek Motos que afrontará la temporada con el deseo prioritario de poder reencontrarse con su baloncesto tras varios años en los que no gozó de los minutos necesarios. Todo un reto para un Sergio Jiménez encantado con su fichaje: “Este año ha dado un paso atrás para coger impulso después de muchos años como cuarto alero en ACB con San Sebastián. Va a ser su primera experiencia fuera de su club de origen y tenemos depositadas muchas esperanzas en él porque es un jugador que respira baloncesto y que lo que tiene que hacer ahora es dárnoslo. Vamos a intentar ayudarle para que vuelva a ser ese jugador que todos creíamos que iba a poder ser porque tiene físico y condiciones para poder ser una de las sorpresas de la temporada, un jugador que crezca con el paso de las semanas y que sea muy importante para nosotros”.

La nómina exterior se completará con la llegada de un Jure Gunjuna que ejercerá como la principal apuesta de una línea en la que quiere brillar con la misma luz que en su etapa universitaria: “Quizá sea un jugador desconocido para los aficionados pero es una de nuestras apuestas. Es un exterior que llega de la liga universitaria, un alero alto con buenos conceptos y que cuenta con una gran técnica individual que le permite hacer muchas cosas en la pista de manera inteligente. Puede rebotear y puede tirar y de él esperamos que sea un importante año de crecimiento en el que las dudas iniciales se vayan despejando a medida que avanza el año”.

Pívots: Andrija Simovic, Augustinas Jankaitis, Marcos Portález, José Malo y Albert Fontet

Y si importante será la presencia del experimentado capitán Lafuente en el vestuario no menos lo será la de un Albert Fontet  que ha ejercido como el fichaje del “jugador franquicia” para un Peñas Huesca encantado con su presencia.

Albert Fontet | Foto: CAI
Albert Fontet | Foto: CAI

Un jugador que ha dado muestras ya de su liderazgo durante las primeras semanas de entrenamientos: “Su contratación fue todo un lujo para nosotros porque en un principio no es el tipo de jugador al que íbamos a poder acceder. Viene de jugar competición europea y de ganar la Liga en Portugal y cuenta con una gran experiencia como capitán del CAI Zaragoza en ACB durante años lo que ya de por sí es una gran carta de presentación. Jugará ese papel de veterano que será tan importante para nuestro vestuario pero sabiendo que no llega en el tramo final de su carrera sino que cuenta aún con una edad fantástica para seguir disfrutando con su baloncesto. Llega con la ilusión de un niño a la hora de trabajar y seguir aprendiendo en un año en el que no vamos a descubrir sus capacidades tanto ofensivas como defensivas a la hora de hacer un buen baloncesto. Conoce muy bien sus fortalezas exprimiéndolas al máximo por lo que para nosotros es una gozada el poder tenerlo aquí”.

En la pintura se unirá a un Marcos Portález que cumplirá su segunda campaña consecutiva en un equipo en el que derrochó una importante dosis de talento durante unos playoffs por el ascenso en los que ofreció su mejor versión: “La juventud será su mejor arma este año. El año pasado tuvo la dificultad de tener que empezar la temporada con una lesión y eso condicionó mucho su progresión pero fue capaz de terminar el curso en un buen momento. El objetivo prioritario ahora pasa por sacar lo mejor de él, por poder explotar ese buen tiro de media distancia enseñándole a jugar al 100% todos los minutos de los que disponga tal y como hizo en los playoffs por el ascenso ya que, de este modo, ambas partes creceremos de la mano”.

Algo menos conocidos pero no por ello menos ilusionantes son los nombres de unos Andrija Simovic y Agustinas Jankaitis que se estrenarán en España de la mano de un equipo en el que suman estos días sus primeras horas de trabajo: “Agustinas es un jugador que puede alternar tanto el 4 como el 5, un jugador físico, bueno en el poste bajo, puede rebotear, jugar bien sin balón… Es un jugador duro y con mucha fortaleza que estaba llamado hace algunos años a ser uno de los jugadores importantes del baloncesto europeo pero, por alguna razón, en sus dos años como senior no ha podido cumplir con ese papel. Nosotros creemos que su perfil encaja muy bien en nuestro equipo y él lo ha afrontado con ilusión cambiando Letonia por Huesca para poder sacar todo ese baloncesto que tuvo en su etapa junior. Por su parte Andrija es nuestra última incorporación, acaba de llegar al equipo para ser el cuatro más puros y que debe darnos tanto juego exterior como ayudarnos en el rebote estando llamado a parar a los cuatros buenos que hay en esta liga y que son muchos”.

La plantilla se completará este año con una ficha once que recaerá en la figura de José Malo, un joven jugador de la casa quien ayudará a sumar tanto en los entrenamientos como en la rotación del equipo como quinto pívot: “Él quiere hacer este año una apuesta por crecer y mejorar en el baloncesto y nosotros queremos ayudarle a que lo consiga. Es un jugador de la casa y que debe tener a Jorge como espejo ya que empieza de cero en un año en el que tendrá que sufrir al máximo en cada entrenamiento dándonos todo lo que pueda para poder aprender de la experiencia. Debe ayudarnos en el día a día para que él también pueda cumplir los retos que se plantea”.

Trabajo y exigencia para mantener la excelencia:

No será ni mucho menos sencilla para el Peñas Huesca una temporada en la que estará aún muy fresco el recuerdo del gran año protagonizado el pasado curso cuando el plantel oscense firmó la que quedará para la historia como la mejor temporada de su paso por la Liga LEB Oro. Un año lleno de alegrías para una afición a la que tratarán de agradar de nuevo cada noche de viernes pero sin olvidar en ningún momento la profunda renovación de vestuario sufrida este verano tras la gran revalorización de sus piezas.

Sergio Jiménez el día de su presentación | Foto: cbphuesca.com
Sergio Jiménez el día de su presentación | Foto: cbphuesca.com

Con el reto de poder comenzar de nuevo, Sergio Jiménez tiene muy claro el estilo de juego que debe marcar el crecimiento de su equipo:“Somos un equipo joven que tiene que tener claro que todo debe comenzar con una buena actividad defensiva donde tengamos la garra suficiente para no dar nunca un balón por perdido. En ataque debemos ser un grupo alegre pero que sepa controlar las emociones propias de un grupo con tanta juventud, que sepamos gestionar los ritmos de juego o la toma de decisiones, algo que nos costará al principio y en lo que deberemos de ir creciendo con el paso de las semanas”.

Un estilo de juego que será fundamental para que el equipo pueda ir definiendo los retos deportivos de cara a una temporada en la que la prioridad pasa por acoplar sus nuevas piezas: “La temporada anterior fue para que se disfrutara mucho y así se hizo pero ahora hay que ser conscientes y cautos a la hora de hacer valoraciones de lo que se espera del equipo. La prioridad por el momento debe ser la de cumplir con una serie de objetivos como que el equipo tenga actividad, luche, sufra y tenga un buen baloncesto y a partir de ahí ir despejando incógnitas en función de cómo responsan nuestros jugadores jóvenes. Queremos que nuestro principal objetivo sea que el juego del equipo mejore cada semana y que a medida de que vayamos avanzando podamos optar a mejorar nuestros objetivos deportivos y clasificatorios”.

Todo ello en un año en el que su afición deberá ser fundamental para poder hacer de nuevo del Palacio un auténtico fortín en el que poder seguir soñando con un ilusionante futuro: “Si algo deben tener claro tanto los que ya vienen al Palacio como los que aún no han dado el paso es que vamos a hacer todo lo que esté en nuestra mano para que se diviertan con nosotros. Queremos que estén orgullosos del equipo y con esa actitud vamos a saltar a la pista en cada partido para que juntos podamos disfrutar al máximo de cada partido”.