CABECERA Web Completa

¿Seré capaz de llegar a la cumbre?

0
Las creencias limitantes son una percepción de la realidad que nos impide crecer, desarrollarnos como personas o alcanzar todas esas cosas que nos hacen ilusión. Son suposiciones falsas, pero ciertas para nuestra mente y como esto es lo que vale para nuestra razón, las damos por buenas. El que puede cambiar sus creencias puede cambiar su destino.

El Broad Peak de 8.047m fue el primer pico de más de 8000 metros que intenté subir. El día que íbamos a cima, cuando amaneció, me encontraba ascendiendo una fuerte pendiente que culmina en un collado a 7800m de altitud. Con las primeras luces del día, en cuanto pude distinguir la silueta de ese collado, lo tuve claro, yo iba a llegar allí.

Policlinica Alto Aragon POST

En el grupo de alpinistas que intentábamos la cima había un poco de todo; gente muy fuerte que estaba entregándose a la inhumana tarea de abrir huella, gente menos fuerte que no podíamos más que conformarnos con no perder la estela de los primeros y gente con problemas que conforme iban pasando las horas tenían que renunciar a su sueño.

[ad name=”Anuncio Blog Marta Alejandre (Trango)”]

Alrededor mío se daban todas las situaciones. Sin embargo, yo en ese momento no dude, amaneció, vi el collado y pensé “hasta allí voy a llegar”. No chequee ni mi propio cansancio, ni me fije en los demás para que me sirvieran de comparativa. Creí en mi decisión, me concentré y seguí subiendo.

Ascendiendo al colllado el día de cima | Foto: Marta Alejandre
Ascendiendo al colllado el día de cima | Foto: Marta Alejandre

Una vez se llega al collado, para subir hasta la cima del Broad, la ruta gira 90º y hay que recorrer una expuesta arista durante lo que queda de ascensión. Sentada allí, a 7800 metros, y una vez que había conseguido lo que había sido mi objetivo en la última hora y media, recuerdo girar la vista hacia la arista y pensar “no sé si voy a tener fuerzas para subir y bajar por ella” y en ese pequeño instante de duda mi mente ya había creído algo: no puedo. Como dijo Henry Ford: “Tanto si crees que puedes, como si crees que no puedes, estás en lo cierto”.

Una creencia es una idea que pensamos y sentimos que es verdad

Las creencias pueden ser potenciadoras (potencian nuestras capacidades y autoestima), como mi creencia de que podía llegar al collado; o limitantes (son un obstáculo para alcanzar nuestras metas y limitan nuestro potencial); ni siquiera me concedí la oportunidad de comenzar a recorrer la arista a ver qué pasaba.

Ascendiendo al campo 3 en el ataque a cima, detrás el K2 | Foto: Marta Alejandre
Ascendiendo al campo 3 en el ataque a cima, detrás el K2 | Foto: Marta Alejandre

Por tanto, y lo que es más importante: nuestro sistema de creencias es un filtro que condiciona toda la información que recibimos del mundo “real”.

Vamos a centrarnos en las creencias limitantes. La mayoría de las veces, estas certidumbres provienen de la infancia, otras se han formado a partir de generalizaciones erróneas que hemos hecho de situaciones puntuales. Y las creencias preceden a nuestras acciones y son el fundamento de todo lo que atesoramos, soñamos, logramos y llegamos a ser.

[ad name=”Anuncio Blog Marta Alejandre”]

Nuestro mundo no es nada más que un reflejo de las opiniones que aceptamos. Y todas y cada una de las opciones o maneras de ver el mundo son absolutamente correctas, y dependen de lo que cada uno elija pensar sobre la realidad en un momento dado.

Así, si yo pienso y creo que no tengo fuerzas para recorrer la arista que separa los 7800 metros de altitud a los que me encuentro, de los 8047 metros de la cima, estoy en lo cierto.
Sin embargo, y es una pena, ni siquiera me dejé intentarlo, no constaté esta afirmación continuando con la ascensión y certificando mi nivel de cansancio real.

¿Y si hubiera seguido?, ¿habría ascendido mi primera cima de 8000 metros?, ¿habría tenido que darme la vuelta igualmente un poco más adelante? Eso son cuestiones que yo nunca podré contestar. Y en este caso, bajo mi punto de vista, no tiene más importancia. Por suerte al año siguiente pude sentir de nuevo el aire lívido de los picos más altos del mundo y ascender la cima del Dhaulagiri (8.167m).

Vista del Broad Peak 8.047m desde el campo base | Foto: Marta Alejandre
Vista del Broad Peak 8.047m desde el campo base |
Foto: Marta Alejandre

Pero parémonos y pensemos si alguna creencia limitante nos está impidiendo hacer cosas que queremos, quizás sea el momento de deshacernos de ella. Para ello podemos intentar responder a las siguientes preguntas:

1. Escoge una creencia negativa limitadora. ¿Es una creencia recibida de otras personas o tuya propia?
2. ¿Cuál es la intención positiva de esa creencia? (todo comportamiento encierra una intención positiva)
3. ¿Cuál es la creencia opuesta positiva que quieres incorporar?
4. ¿Cómo puede mejorar mi vida aplicando la creencia positiva?
5. ¿Cómo puede empeorar mi vida por esa nueva creencia? ¿Qué es lo mejor que te puede pasar si continuas con la vieja creencia?
6. ¿Qué es lo mejor que te puede pasar con la creencia positiva?

También podría interesarte Más del autor

Comentarios