David López no puede evitar las lágrimas al certificar el descenso en Huelva
Un fatídico 8 de junio de 2013, la Sociedad Deportiva Huesca empataba a cero frente al Recreativo de Huelva y certificaba matemáticamente su descenso a Segunda División ‘B’, categoría en la que ha permanecido las dos últimas temporadas y de la que espera salir en tres partidos.
David López no puede evitar las lágrimas al certificar el descenso en Huelva
David López no puede evitar las lágrimas al certificar el descenso en Huelva

Hace exactamente 2 años Huesca lloraba desconsolada el descenso del equipo azulgrana a Segunda División ‘B’. Descendidos matemáticamente a falta de una jornada, los oscenses abrazaban la esperanza de mantener la categoría debido al descenso administrativo del Guadalajara, que abría una posibilidad de permanencia para el equipo entrenado por Jorge D’Alessandro que estaba obligado a ganar en el Nuevo Colombino de Huelva ante un Recreativo ya salvado que no se jugaba nada.

Se habló de amaño y las casas de apuestas retiraron de sus parrillas las cuotas correspondientes al partido, pero el Huesca fue incapaz de ganar al equipo andaluz, que jugó con los jugadores menos habituales pero sin embargo apenas sufrió ocasiones claras de gol. El Huesca desaprovechó la última bala que le quedaba en la recámara para seguir en Segunda y bajó de categoría 5 años después pese a tener en plantilla a buenos jugadores como David López, Ion Echaide, Dani Pacheco o Borja Bastón; además de jugadores de renombre como Carlos Diogo, Jorge Larena, Luis García o Nacho Novo.

Dos años después, el Huesca sigue en la división de bronce. Tras una temporada gris de transición, en este curso actual ha presentado una candidatura seria para volver a la Liga Adelante. Desaprovechó una oportunidad frente al Nástic de Tarragona, pero ahora en la repesca está a únicamente tres partidos de volver a ser de plata.

.