Imagen durante el torneo.
La localidad oscense de Monzón vivió un momento histórico con la exitosa realización del primer torneo para delanteros de Rugby.

Este pasado fin de semana se disputo en la localidad de Monzón (Huesca) la primera edición del Torneo Fat Rugby, en el cual se dieron cita más de 250 rugbiers. El torneo comenzó ya el viernes con la presentación de los equipos en la plaza mayor, realizando un pesaje público al abrigo del grupo trotamundos templario que con su escenificación proporcionó un tinte épico a la competición de packs (nombre con el que se conoce en el rugby al conjunto de los 8 delanteros).

El sábado por la mañana el torneo empezó a las 11:00 de la mañana con los equipos deseosos de jugar esta nueva modalidad pionera en el mundo. Se desarrolló la fase de grupos de las categorías masculina y femenina empezando los equipos a familiarizarse con la normativa, disfrutando del buen ambiente y la buena música a cargo del Dj del torneo Pozal de Funk.

Al mediodía se paró para disfrutar de la comida y prepararse para la siguiente fase, ya eliminatoria y en la que los partidos empezaron a subir el nivel y verse un auténtico espectáculo de juego de delantera. Además, el equipo anfitrión, “Gordanización” del Quebrantahuesos rugby club, consiguió ir ascendiendo eliminatorias hasta llegar a la final, cayendo con el potente equipo Pottolak, procedente de Zarautz.

En la categoría femenina el premio se lo llevó el equipo de Madrid “Fattaleza” que junto con el equipo “Ka Ka Ka Gordakas” desde Pamplona brindaron una final de un nivel muy alto y con la que los espectadores disfrutaron de un gran espectáculo.

Entre ambos equipos, tuvieron que transportar hasta sus casas los más de 100 botellines de cervezas Ambar y los 154 kg de carne con los que la organización premiaba a los ganadores del torneo, marcados por el peso del jugador más pesado que este año provino de Guadalajara. Florín el jugador del equipo local el “Quebranta”, imagen del torneo y fenómeno viral con sus cortos, quedó en segunda posición con apenas 4 kilos menos, aunque se quitó la espina al ganar con sus compañeros la competición de packs, llegando a los 948 kg entre los ocho jugadores.

Durante todo el día se acercaron muchos espectadores a ver como estos gigantes del Rugby se placaban, ensayaban y empujaban en las durísimas melés. “Esperábamos una mayor afluencia de público, porque había despertado mucha inquietud en las redes sociales, pero en la zona el Rugby aún es algo desconocido. No obstante la afluencia de público ha sido constante durante todo el día”, declaraba Diego Dieste director del torneo, llegando a congregar incluso en el mismo momento, algo más de seiscientas personas.

A pesar de ser la primera edición, las normativa de competición fue la idónea, no teniendo que cambiar prácticamente ninguno de los artículos. Se vivieron espectaculares jugadas que en nada desmerecían las realizadas por los otros jugadores más ligeros, los tres cuartos, que tenían la inscripción prohibida al evento, ya que, recordamos, el peso mínimo por jugador se marcaba en 90 kg los hombres y 70 kg las mujeres. Además, la disminución de las dimensiones del campo hicieron que hubiera mayores situaciones de contacto.

fat rugbyJusto antes de otorgar los premios, se realizó una macro melé con todos los participantes y parte del público asistente, en señal de la buena sintonía que se vivió entre los diferentes participantes, La entrega de trofeos tuvo una sorpresa para los asistentes, ya que fueron presentados por Eduardo Téllez, habitual comentarista de los mejores partidos de rugby en movistar plus. Los premios fueron cortesía de Ámbar, BLK, Rugby Travel y carnicería Julián de Zuera. Además se entregaron sendas cucharas de madera pirograbadas a mano para los equipos que menos partidos ganaron, realizadas por “Piromade” de Zaragoza, premio que emula a la cuchara de madera del mítico torneo del 6 naciones, en la que durante muchos años, el único premio que se otorgaba era la cuchara de madera al equipo que no ganaba ningún partido.

Al finalizar el torneo, ya por la noche, empezaron los conciertos a cabo del “Trío guitarritas” y la banda “You Rock” para posteriormente cerrar la jornada el Dj Pozal de Funk, cerrando de colofón un torneo en el que ha habido poco descanso.

En conclusión, el torneo resultó un auténtico éxito tanto de participación como de organización. Lo bueno de este deporte es que los terceros tiempos te permiten hablar en un ambiente distendido con los jugadores, entrenadores y acompañantes, que trasmitieron a la organización su satisfacción y les dieron la enhorabuena por este primer torneos de delanteros del mundo, que seguro tendrá una segunda edición en la se espera superar con creces las cifras actuales. Dieste, comentaba: “Nos sorprende que uno de los comentarios que más nos está llegando es que el torneo va a tener más trascendencia de la que imaginamos, y que se estaba viviendo un momento histórico. Nos hemos querido centrar en el carácter lúdico del rugby y la gran mayoría de los inicios de nuevas modalidades deportivas tenían ese leit motiv”.

El torneo ha sido posible gracias también a todos los patrocinadores y colaborarodres: ayuntamientos de Monzón, Ontiñena, Binéfar y Barbastro, Ámbar Export, BLK, Rugby Travel, Piromade, Ibereco, Green, Cosehisa, Grupo Cabrero y Fit Cloud.

La organización ya está empezando los preparativos previos para la exportación del formato a otros países, donde se comenzarán haciendo fases satélites del torneo.