¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Samu: el mismo de siempre, mejor que nunca

Samu Sáiz fue el verdadero protagonista del partido ante el Sevilla Atlético, que volvió a dejar una primera parte muy completa de la SD Huesca.

Si hay un nombre que está de nuevo en boca de todos en la capital altoaragonesa ese es el de Samu Sáiz. El madrileño con sus dos últimas actuaciones ha vuelto a poner de manifiesto que este Huesca es mucho más temido y peligroso con el rubio en plenitud de facultades. El partido ante el Real Zaragoza parece haber supuesto un punto de inflexión en el futbolista azulgrana, que lejos que haberse rebelado ante el toque de atención de su técnico, se ha puesto a trabajar y fruto de ello,son los espectaculares números ofrecidos en las dos últimas jornadas.

Bar Álvaro

Su inicio de año no fue el deseado: ni el equipo ni él personalmente comenzaron de la mejor forma deseada, pero si algo ha demostrado estas últimas jornadas es que Samu es el elemento diferencial de un equipo en el que cuando su luz está apagada adolece de creatividad. Sin duda alguna, que cuando el engranaje funciona (Aguilera y Melero), la figura del mediapunta azulgrana se acrecienta, pues permite tener mucho más balón, robar en campo contrario y, cuando tiene posibilidad de intervenir en tres cuartos de campo, su calidad aflora, siendo un futbolista letal. Su potente disparo, unido a su desborde, hacen de él un futbolista muy difícil de parar.

A falta de goles -5 en total esta temporada- en las últimas jornadas hemos visto al Samu más generoso, pues nada más y nada menos que los 4 goles conseguidos por la SD Huesca en estos 2 partidos (Córdoba y Sevilla Atlético) han llegado de asistencias suyas para sumar un total de 8 en el cómputo global de la temporada del madrileño. Y no solo eso: su incidencia en el juego ha sido notable; tanto en Córdoba como ayer ante el Sevilla Atlético el futbolista azulgrana ha sido un verdadero quebradero de cabeza para el equipo rival.

Atrás ha quedado ese Samu sin chispa, ofuscado, pidiendo explicaciones a diestro y siniestro cuando las cosas no le salían. De nuevo ayer se volvió a ver a ese jugador eléctrico, decisivo y determinante que estábamos acostumbrados a presenciar. Y todo ello viene producido por su regreso a la que es su posición preferida e ideal: la mediapunta. Allí es donde puede dar rienda suelta a todo su enorme potencial, pues su capacidad de romper líneas mediante la conducción es algo que está al alcance de muy pocos futbolistas de la categoría.

Parar al jugador azulgrana es tarea difícil para los entrenadores rivales. Su capacidad de atraer rivales es brutal y su incidencia en el equipo es total. Cuando el madrileño está con chispa sus compañeros parecen intuirlo y es que al son del mediapunta emergen como la espuma otras figuras (Vadillo y Melero) que agradecen esta capacidad de generar espacios en campo contrario.

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento