El madrileño y el franco-camerunés ingresaron en el verde en el segundo tiempo y firmaron un buen tramo final de partido.
Samu Sáiz en Santo Domingo frente al Alcorcón | Foto: C.Pascual
Samu Sáiz en Santo Domingo frente al Alcorcón | Foto: C.Pascual

Samuel Sáiz y Franck-Yves Bambock volvieron a vestirse de corto tras varias jornadas sin hacerlo. El primero no había vuelto a disputar un encuentro con el conjunto oscense desde el pasado 20 de septiembre, en la derrota frente al Elche en El Alcoraz (1-3), donde completó una hora de partido. El segundo había vestido la elástica azulgrana por última vez el 26 de septiembre, en la victoria liguera en Mallorca (0-1).

Hasta el partido de ayer en Santo Domingo, ni uno ni otro habían contado para Tevenet en los últimos enfrentamientos, quedándose ambos en el banquillo. Samu sustituyó a Camacho en el 61′ mientras que Bambock entró por Tyronne en el 78′. Tanto el atacante como el mediocentro cuajaron muy buenos minutos sobre el terreno de juego.

Samuel se colocó en la mediapunta, lugar que había ocupado el capitán azulgrana hasta su sustitución. Con el cambio de Tyronne, el madrileño pasó a la banda para jugar de extremo derecho. Por otro lado, Bambock jugó en la media con Fran Mérida, como interior, quedando Manolo por detrás de los dos.

El ’14’, fresco, aprovechó el cansancio local para superar a sus marcadores y con su talento no dejó de impresionar a los espectadores, creando sensación de peligro en todo momento y mostrando su calidad. Por su parte, el joven mediocentro desbarató cualquier intento de ataque visitante; apoyó a Manolo cuando el cordobés necesitaba ayuda y desahogó a un Fran Mérida que ya andaba justo de fuerzas.