Samu Sáiz frente al Elche en El Alcoraz | Foto: C.Pascual
Samu Sáiz frente al Elche en El Alcoraz | Foto: C.Pascual
Hablemos de Samu. Si hay un futbolista del que apetece escribir es del rubio, reafirmado ya como el favorito de la afición de la Sociedad Deportiva Huesca y señalado como el elegido para liderar al equipo esta campaña. Contra la teoría de que la Segunda División es una liga de oficinistas emerge el talento de un jugador diferente. Y diferente no significa siempre referencial, sino que hay que encauzar sus capacidades como creo que Anquela está logrando con el madrileño.

Samu, a sus 25 años, está logrando dominar el destino que atenaza a otros de corte similar. Ya saben, jugador joven que despunta pronto pero al que la noche le confunde. Hay miles de ejemplos en todas las categorías. Temprano talento en bruto, no había logrado abrirse paso en la cantera del Madrid ni del Atlético y su debut en Primera fue poco más que anecdótico. Cuentan que a los 8 años ya firmaba autógrafos en la fábrica blanca. Pero aquí lo admiramos con el filial colchonero en una actuación prodigiosa cuando ni él ni el Huesca encajaban en las estrecheces de la Segunda B.

Así que ambos se unieron la temporada pasada. Y Samu inició un trayecto para hacerse hombre. Tevenet prefirió refugiarse en su guardia pretoriana del ascenso cuando vinieron mal dadas. Si Picasso tuvo su etapa azul y los Beatles se refugiaron durante un tiempo en la India, el rubio tuvo la fase mueble, como la definió después Anquela. Hay que acotarla un poco. Contó poco para el sevillano también porque presentaba lagunas en lo físico y lo táctico. Y el de Jaén le sometió a una pretemporada inicial hasta hacerse imprescindible. De las duras y las maduras extrajo enseñanzas el madrileño.

Así que este curso va camino de ser el de la explosión. O el del nacimiento de una supernova. En el campo todos le buscan y ha adoptado con gusto el papel de guía del Huesca. Y trabaja, para sorpresa de los escépticos. Aunque liberado de deberes ofensivos, se remanga cuando es necesario. Sus eslalons y sus tiros de media distancia son ya habituales en las promos y vídeos de la categoría de plata. Cuando emplee medio segundo menos en escoger la opción adecuada será lo más parecido a Messi que disfrutaremos en El Alcoraz.

El futbolista con más calidad individual en muchos años, con permiso de Rubén Castro y Fran Mérida, promete deleite y puntos. El canario llegó aquí con 27 años, dos más que Samu en este momento, y le dio tiempo después a convertirse en el máximo goleador histórico del Betis. Disfruten de él mientras puedan. Samu ya es el carpintero de un Huesca con muy buena pinta.

  • Vitin

    Gran articulo Miguel,totalmente de acuerdo,hay jugadores que por muchos años que lleven en el Huesca nunca han tenido ese talento ni lo tendrán,eso es para unos pocos.

  • Rebeca

    Pues si Miguel en el fútbol hay muchos casos de muebles a carpinteros , para anquela José Gaspar en el Huesca era un mueble … Y ahora en el Hércules lleva ya dos goles por cierto el ultimo un golazo , lo han bautizado en Alicante como el gasparazo ., pero que debo de entender yo muy poco de fútbol porque comparar a cualquier jugador del Huesca con Messi o el otro día un compañero tuyo con Maradona …no se me ocurriría en la vida, hablas de Rubén Castro , por cierto reconocido en Huesca tras su salida ya que mientras estuvo aquí siempre se le consideró por debajo de Roberto , y hablas de Mérida , te añado a Mikel rico , y por supuesto para mí el mejor y más polivalente , nueve años aquí , tela Juanjo Camacho , un grande