¡Somos Huesca, Somos Deporte!

Samu, un equipo y la flor

Dominados y superados en el primer tiempo para pasar aferrarse a una acción desafortunada a favor y lograr remontar un encuentro que se había perdido. ¿La flor de un grande?

La SD Huesca venció al Reus, el mejor equipo con el que se han medido los de Anquela hasta la fecha. Y lo hizo porque el partido se puso de cara en una jugada inintencionada a favor de los azulgrana. Porque el Reus dominó el primer acto, adelantándose e impidiendo cualquier reacción de los locales. El Huesca (4-2-3-1) se vio superado y lo fue por un Reus de un enorme dinamismo y un gran criterio con el balón, cuyas acciones ofensivas se prodigaban por su carril derecho, el de un velocísimo Álvaro Benito.

Bar Álvaro

El Reus sabía cómo poder adelantarse y por eso se encontró con ello, tras incomodar el área de Sergio Herrera. Un Huesca muy largo; sus líneas estaban demasiado separadas, Samu Sáiz teniendo que hacer demasiado recorrido y Jesús Valentín superado por Carbià. Más complicado se le ponía el partido a los azulgrana con la lesión de Aguilera (37′) y siendo Bambock quien lo sustituyera. Necesitado de balón y de tener el control, Anquela optaba por un futbolista de recorrido y limitado posicionalmente, además variando el esquema al 4-3-3, quedando el franco-camerunés como pivote único.

No realizó Anquela ningún cambio tras el paso por vestuarios. Ni la opción de Alexander González como lateral y Ferreiro por delante se le pasó por la cabeza. Un Reus que desplegó un fútbol de categoría menguó, como era de esperar, sus prestaciones en cuanto al ritmo de juego. Sin embargo, el Huesca ni sabía y, por tanto, ni pobía aprovecharse porque ese cambio de sistema y la entrada de ese futbolista provocaban que Melero estuviese fuera de sitio, que Bambock quedara solo y vulnerable ante un Reus centrado y que Samu tuviese que aumentar todavía más su recorrido, yendo abajo a buscar el esférico y teniendo que llegar arriba a desequilibrar.

Fue un milagro que Samu Sáiz hiciese lo que hizo en el segundo tiempo cuando no solo el esquema ‘lo mató’, sino que el propio Anquela llegó a ‘machacarlo’ manteniéndolo en el interior izquierdo, costado por el que penetraba el Reus con insistencia, el carril más ofensivo de los ‘roig i negre’. Ferreiro (60′) sustituyó a Alexander y después fue David López (68′) quien hizo lo propio por Vadillo. Ahí, Samu pasó a jugar en banda, terminando en la derecha, y Natxo González le dio oxígeno a los azulgrana retirando a Carbià del terreno de juego.

Ante tal contexto, el Huesca dio un pequeño paso al frente, motivado por el resultado y por el deseo de lograr el empate, más anhelado que fundado, y se encontró con aquello con lo que se topan los equipos grandes cuando no están jugando un buen partido y tienen un resultado desfavorable: esa flor, que en El Alcoraz resultó ser penalti, expulsión y gol. Samu firmó las tablas y, consecutivamente, Melero remontó un encuentro demasiado en contra para ello.

No lo mereció el cuadro azulgrana no por su puesta en escena en el segundo acto, sino porque Anquela no ofreció a su equipo situaciones para ello. Pero, sí que lo mereció el rubio. Lo mereció Samu, y así es el fútbol. El Huesca no se sobrepuso por argumentos tácticos; esta vez, el propio fútbol le sonrió, como a los grandes. Récord, a seguir, y a soñar.

Dale a Me Gusta para estar informado de la última hora y de los contenidos de este medio

Suscríbete a nuestra Newsletter | ¡Es GRATIS!
Apúntate aquí para recibir las últimas noticias en tu correo cada mañana. ¡No te pierdas nada!
Puedes cancelarla en cualquier momento
Comentarios