Abraham Rochel jugó casi todo el partido contra el Puerto Sagunto con una lesión en su mano izquierda. El central del Bada se fracturó un dedo en un bloqueo a Bernatonis. La radiografía hecha tras acabar el partido desveló que no será necesaria la operación, pero tendrá que parar un mes.

La lesión ocurrió hacia el minuto 10 de la primera parte. El central del Bada bloqueó un lanzamiento de Bernatonis que había cortado un contraataque del siete altoaragonés. El balón colisionó con la mano izquierda de Abraham Rochel y se fracturó un dedo. En caliente no pareció grave el alcance. Un golpe más. Y el alicantino siguió. A lo suyo. Ordenando, mandando y buscando huecos en la defensa del Puerto Sagunto. De hecho, el pase que metió a Oier García para poner el 9-8 en el electrónico, pocos minutos después, fue de escuadra y cartabón.

El problema llegó en el descanso. Conforme se enfrió la mano, esta ‘creció’. Aún así, siguió. Quizá por eso las palabras del técnico José Francisco Nolasco al término del partido cobraban mayor valor: “Vaya narices tiene mi equipo”, dijo. Seco, directo. Al titular. El empate a 29 contra Puerto se edificó con las bajas de Pujol, Mira y Pepe Novelle. Con un Álex Marcelo muy mermado porque arrastra molestias físicas y un Rochel con fractura en un dedo de la mano izquierda. El alcance exacto de lo que tenía llegó tras el partido. En la clínica Santiago, hacia las 23.30. Una radiografía dejó claro que hubo fractura. “Al menos no hay desplazamiento. No hay que operar”, señala el central. Los partidos que quedan de la primera vuelta -Benidorm y Teucro- y el de Copa del Rey contra León los verá desde la grada.

Rochel busca lanzamiento ante Dukic en el partido del viernes. Foto: Carlos Pacual.
Rochel busca lanzamiento ante Dukic en el partido del viernes | Foto: Carlos Pacual.

En un deporte con tanto contacto no hay que tomar riesgos. Una mala caída, un balonazo puede implicar un desplazamiento de la parte lesionada que le llevaría al quirófano. Y eso es ya cuestión mayor. “Dentro de lo malo cerrará solo. Evitar el quirófano es importante. Y bueno, como luego para la competición me pierdo solo lo que queda hasta que se reanude”, explica.

Con Rochel en la enfermería, las variantes de Nolasco pasan por Dijà, Adrián Nolasco y Pepe Novelle que sigue en proceso de recuperación. El técnico del Bada Huesca tiene así que recomponer el juego del equipo tanto en ataque como en defensa ya que Rochel estaba acumulando minutos en las dos zonas del 40×20. “Esto es lo que viene. Qué voy a hacer. Es pura mala suerte, pero tenemos que tirar hacia adelante”, subraya.