Bordignon con Costa | Foto: C.Pascual

peñas - palencia 06Tras el gran triunfo de Peñas Huesca frente al lider en la pista oscense, un partido que quedará en el recuerdo de todos los que estuvimos en el pabellón porque volvimos a vivir una de aquellas noches con sabor a ACB de aquellos maravillosos años, podemos ver por dónde pudo meter mano nuestro equipo a todo un Quesos Cerrato Palencia.

Desde luego Quim Costa sabía lo que hacía, se lo jugó a una carta, y salió ganador. Era sabido antes del partido que las diferencias económicas entre el mejor equipo de la categoría y Peñas Huesca había que salvarlas con 3 factores, actitud, acierto y táctica, y cumpliendo todos ellos se conseguiría lo que finalmente se logró, borrar del partido a un Palencia al que le cayó una derrota que ni los más optimistas podíamos imaginar.

La actitud es la clave de este Peñas Huesca y de esa tercera posición en la tabla, todos son un equipo, el acierto de uno es acierto del equipo y todos los jugadores lo celebran como si suyo fuera. El equipo se construye desde la defensa, una defensa atosigante que no deja descansar al rival en ataque, para luego salir corriendo al ataque y hacer que el ritmo de partido suba de nivel hasta donde a Peñas le interesa para igualar las fuerzas, y ahí Peñas Huesca es donde gana porque está acostumbrado a ello. Un equipo que se basa en la defensa puede llegar muy lejos, y como ejemplo podemos ver el baloncesto FIBA que en muchas ocasiones los marcadores llegan a muy pocos puntos, fraguándose en la defensa, o yendo un poco más lejos, el título NBA de Detroit Pistons en 2004 contra los Lakers de Kobe Bryant, Shaquille O’Neal, Karl Malone y Gary Payton, a quien todos daban como campeones, cayeron 4-1 gracias a la defensa de los Pistons, que dejaron a Lakers por debajo de 90 puntos en todos los partidos menos 1, extraño en la NBA y más en aquel equipo angelino.

El segundo factor fue el acierto, el baloncesto es así de sencillo, si el balón no entra no se gana, y el acierto de Peñas Huesca el pasado viernes fue tremendo, con un 42% en tiros de 3 puntos, donde si excluimos el 1/7 de Kris Davis situamos al equipo en un elevadísimo 49%, un porcentaje al que solamente 3 jugadores en LEB Oro llegan, y estamos hablando del porcentaje de todo un equipo, algo totalmente imparable, a lo que hay que sumar que Palencia no tenía su día en ataque con malos porcentajes.

Por último la táctica, y ahí Quim Costa es todo un genio. Sabía que tenía la guerra perdida en el interior, contra posiblemente el mejor juego dentro de la zona de LEB Oro, de ahí el flojo partido de un Gabas Maldunas, más interior que otros compañeros suyos, que nos tiene acostumbrado a mejores partidos, con lo que pensó, ¡abramos el campo! y así sucedió, nada más y nada menos que 38 lanzamientos de 3 puntos, por solamente 1 lanzamiento más de 2 puntos, algo inusual en un partido de baloncesto, incluso para los famosos Golden State Warriors de los francotiradores Stephen Curry y Klay Thompson, y con la suerte de cara y el acierto comentado, la victoria estaba segura. Pero la táctica no acaba ahí, y es que Peñas Huesca capturó 17 rebotes ofensivos por 7 del rival, para ganar esta partida por 43-29 en rebotes totales contra el equipo mejor reboteador de la liga, porque con el campo abierto, nada más salir el balón de las manos del lanzador, la carga del rebote ofensivo era extraordinaria, y de ahí las quejas de Quim Costa por la ausencia de Tadas Sedekerskis, porque un exterior con su altura de más de 2 metros era muy importante en este partido, ya que varios de los tiros exteriores venían de las manos de interiores como Goran Huskic o Daniel Bordignon, o éstos simplemente salían al exterior para abrir la pista, y conseguían sacar a los pivots palentinos fuera de la zona y que la carga del rebote fuera algo más sencilla para los escoltas y aleros sobretodo.