'Cuco' Ziganda | Foto: miathletic.com
A los niños se les incita, o incitaba, al sueño usando la leyenda del coco con el fin de que se durmieran y tanto infantes como adultos pudieran descansar. Sin embargo, a falta de tres días para que se enfrenten el Huesca y el Bilbao Atheltic, el equipo y la afición oscense no temen la llegada al Alcoraz del ‘Cuco’ Ziganda con los suyos, y siguen soñando despiertos imaginando una posible victoria o resultado que les permita cantar por fin el alirón para ser coronados como Campeones del Grupo 2.
'Cuco' Ziganda delante de la plantilla vasca | Foto: estadiodeportivo.com
‘Cuco’ Ziganda, entrenador del Bilbao Athletic | Foto: estadiodeportivo.com

A falta de un partido para que acabe la temporada regular, se enfrentan en territorio altoaragonés los dos equipos más regulares del campeonato con el fin de terminar el curso en el primer puesto. No existe temor ante la visita del filial bilbaíno, pero sí el debido y merecido respeto que se merecen todos los equipos. Se jugarán 90 minutos para estar a 180 de Segunda División; un partido para poder ser emparejados con Oviedo, Cádiz o Nástic de Tarragona en la promoción de ascenso; un encuentro para hacer historia y acabar la temporada en el primer puesto; o dos intensas partes de 45 minutos cada una para que una ciudad celebre estar más cerca de la división de plata del fútbol español.

Los ‘cachorros’ del ‘Cuco’ Ziganda llegan vivos a la pelea por el primer puesto cuando faltan 90 minutos para finalizar la temporada. ¿Quién lo hubiera dicho?. Cuando a principio de campaña sonaban los nombres del Real Madrid Castilla, Guadalajara o el propio Huesca para ocupar esa plaza, nadie o casi nadie hubiera augurado este final de temporada. Sólo los azulgranas han mantenido el ritmo, e incluso han apretado el acelerador en la segunda ronda para estar donde están, a un partido de entrar en el bombo que agrupa a los cuatro mejores equipos de la Segunda División ‘B’. Por méritos propios, ambas escuadras se jugarán la liga en el último partido, como si lo hubiera previsto a principio de temporada.

Al equipo de Tevenet le vale el empate, al Athletic no. Es por eso que los bilbaínos saldrán a por el partido, y el Huesca deberá ser un domador de leones para agradar al coliseo oscense, que estará a rebosar ante una cita del tal envergadura. Un ensayo de cara al ‘playoff’ entre dos equipos que van a jugarlo pase lo que pase, un adelanto de lo que está por venir en todos los sentidos. El principio de un sueño, el final de una temporada de ensueño. Una final anticipada, una lucha sin cuartel, dos equipos en busca de los tres puntos y todas las miradas puestas en El Alcoraz.