El cáncer de piel es la forma más común de cáncer. Afortunadamente, también es el más curable. Existen dos formas de cáncer de piel: el melanoma (el tipo menos común, pero el más grave) y el no melanoma (el tipo más común, que es muy tratable).
que es al cancer de piel
Fotomontaje: C. Pascual

A más de 1 millón de personas se les diagnosticará cáncer de piel este año. La mayoría tendrá los tipos de cáncer de piel no melanoma. Casi todos los tipos de cáncer de piel son el resultado de demasiada exposición a la luz ultravioleta, que se encuentra en la luz solar y en las luces que se usan en los centros de bronceado.

¿Por qué el sol es tan malo para la piel?

Los rayos solares, que se llaman rayos ultravioletas A y ultravioletas B (rayos UVA y UVB), dañan la piel. Esto provoca la aparición de arrugas en forma temprana, cáncer de piel y otros problemas en la piel.

Estar al sol con demasiada frecuencia mucho tiempo puede provocar cáncer de piel, aunque no nos quememos.

El bronceado es el intento del cuerpo de protegerse a sí mismo de los dañinos rayos solares.

¿Son más regulares las cabinas solares?

No. Las cabinas solares usan rayos ultravioletas. Los fabricantes de las cabinas pueden afirmar que usan rayos UVA “inofensivos”. Los rayos UVA y los UVB provocan daños en la piel. Aunque los rayos UVA tardan más en dañar la piel que los rayos UVB, alcanzan más profundidad en la piel que los rayos UVB.

¿Qué es el melanoma?

El melanoma es un tipo de cáncer de piel. Comienza en las células de la piel que se llaman melanocitos. Los melanocitos producen la sustancia que da color a la piel.

El cuerpo está compuesto de muchos tipos de células. Normalmente, las células crecen, se dividen y mueren. A veces, las células mutan (cambian) y comienzan a crecer y dividirse con mayor rapidez que las células normales. En lugar de morir, estas células anormales se aglutinan para formar tumores. Si estos tumores son cancerosos “malignos”, pueden invadir y destruir los tejidos saludables del cuerpo. A partir de estos tumores, las células cancerosas pueden metastatizarse (propagarse) y formar nuevos tumores en otras partes del cuerpo. Por el contrario, los tumores no cancerosos “benignos” no se propagan a otras partes del cuerpo.

La mayoría de los otros tipos de cáncer de piel no se propagan, pero el melanoma puede propagarse por todo el cuerpo. Si se descubre en forma temprana, puede curarse. Si se detecta tarde, puede provocar la muerte.

¿Sobre qué partes del cuerpo hay más probabilidades de que se produzca cáncer de piel?

La mayoría de los casos de cáncer de piel se producen en las partes del cuerpo que están expuestas al sol en forma reiterada. Entre estas áreas se incluyen la cabeza, el cuello, la cara, las puntas de las orejas, las manos, los antebrazos, los hombros, la espalda, el pecho de los hombres, y la espalda y la parte inferior de las piernas de las mujeres.

¿Qué aspecto tiene el cáncer de piel?

Es importante detectar el cáncer de piel lo antes posible. La mejor manera de lograrlo es observar la piel, en especial, los lunares. La regla ABCDE puede ayudarlo a recordar qué debe buscar al examinar los lunares de la piel. Si nota alguno de estos signos, hable con su médico de inmediato.

Signos del cáncer de piel: Regla ABCDE

A de asimetría: Un lunar que, al dividirlo por la mitad, no es igual de ambos lados.

B de borde: Un lunar con bordes indefinidos o irregulares.

cancer_piel

C de color: Cambios en el color de un lunar, que incluyen oscurecimiento, propagación del color, pérdida de color o la aparición de múltiples colores como azul, rojo, blanco, rosa, púrpura o gris.

cancer_piel2

D de diámetro: Un lunar de más de 6 mm de diámetro (alrededor del tamaño del borrador de un lápiz).

cancer_piel3

E de elevación: Un lunar que sobresale de la piel y que tiene una superficie irregular.

¿Dónde se producen los melanomas?

Los melanomas pueden estar en cualquier parte del cuerpo. En los hombres, se presentan, la mayoría de las veces, en el pecho, el estómago o la espalda. En las mujeres, se presentan, la mayoría de las veces, en la parte inferior de las piernas.

¿Qué aspecto tiene un melanoma?

Un melanoma podría tener el aspecto de un lunar, una protuberancia o un crecimiento sobre la piel. Los melanomas, por lo general, no tienen mal aspecto al principio.

La regla ABCDE puede ayudarlo a recordar qué debe buscar al examinar los lunares de la piel.

Entre otros signos se incluyen:

  • Un lunar que sangra.
  • Un lunar que crece con rapidez.
  • Un crecimiento escamoso o con costra en la piel.
  • Una llaga que no se cura.
  • Un lunar que pica.
  • Un lugar en la piel que se siente áspero, como el papel de lija.

 

Además, tenga en cuenta que los lunares pueden crecer en áreas ocultas del cuerpo, como entre los dedos de los pies, sobre el cuero cabelludo o debajo de una uña. Si nota que un lunar ha cambiado o si tiene un nuevo lunar que no tiene el aspecto de sus otros lunares, visite a su médico de inmediato.

¿Cuáles son los factores de riesgo del cáncer de piel?

Hay una serie de factores que pueden aumentar el riesgo de tener cáncer de piel:

  • Tener piel clara, cabello rojo o rubio.
  • Tener ojos claros.
  • Quemarse con el sol con facilidad.
  • Tener muchos lunares, pecas o marcas de nacimiento.
  • Trabajar o jugar al aire libre.
  • Haber estado mucho al sol de niño.
  • Haber tenido una quemadura solar grave.
  • Haber tenido cáncer de piel o tener familiares que hayan tenido cáncer de piel.
  • Broncearse bajo el sol o con una lámpara solar.

 

¿Quién puede tener un melanoma?

Cualquier persona puede tener un melanoma, pero algunas personas tienen más probabilidades de tenerlo. Si responde “sí” a cualquiera de las siguientes preguntas, podría tener un mayor riesgo. Hable con su médico sobre sus factores de riesgo.

  • ¿Alguien de su familia tuvo lunares cancerosos o un melanoma?
  • ¿Tiene muchos lunares más grandes que el borrador de un lápiz?
  • ¿Tiene más de 50 lunares de cualquier tamaño?
  • ¿Alguna vez tuvo una quemadura solar grave que provocó ampollas cuando era niño?
  • ¿Su piel, por lo general, se quema pero no se broncea?

¿Cuál es la mejor manera de hacer un autoexámen de la piel?

La mejor manera es usar un espejo de cuerpo entero y un espejo de mano para examinarse cada pulgada de la piel.

  1. En primer lugar, debe saber dónde tiene marcas de nacimiento, lunares y manchas, y cómo es su aspecto por lo general. Verifique si tiene algo nuevo, como un cambio de tamaño, textura o color de un lunar, o una llaga que no se cura.
  2. Obsérvese el cuerpo de adelante y de atrás en el espejo; después, levante los brazos y obsérvese los costados izquierdo y derecho.
  3. Doble los codos y obsérvese detenidamente las palmas de las manos y los antebrazos, incluidas la parte inferior y la parte superior de los brazos.
  4. Examínese la parte de atrás y la parte de adelante de las piernas.
  5. Obsérvese entre los glúteos y alrededor del área genital.
  6. Siéntese y examínese de cerca los pies, incluidas las plantas de los pies y los espacios entre los dedos.
  7. Obsérvese la cara, el cuello y el cuero cabelludo. Podría convenirle usar un peine o un secador de pelo para mover el cabello y poder ver mejor.

 

Al examinarse en forma regular, se familiarizará con lo que es normal para usted. Si detecta algo inusual, consulte a su médico. Cuanto antes detecte el cáncer de piel, mejor es.

¿Qué aspecto tiene un lunar normal?

Un lunar normal tiene el color del bronceado sólido, color marrón o marrón oscuro, o el color de la piel. Los bordes son bien definidos. Por lo general, su diámetro es más pequeño que 1/4 de pulgada y tiene forma redonda u ovalada. Debe ser plano o en forma de domo.

¿Cómo puedo determinar si mi lunar no es normal?

Lo que hay que buscar en primer lugar es cualquier cambio en un lunar que usted ya tiene o la aparición de un nuevo lunar. La mayoría de los lunares normales aparecen antes de los 30 años. Cualquier lunar que aparece después de los 30 años debe observarse detenidamente e informarse a su médico de familia.

¿Cómo puedo prevenir el cáncer de piel?

La clave consiste en evitar estar al sol o usar lámparas solares. Si planea estar bajo el sol un tiempo, use ropa hecha con telas de hilado cerrado de modo tal que los rayos solares no puedan atravesarla ni llegar a su piel, y permanezca en la sombra cuando pueda. Use mangas largas y un sombrero de ala ancha para protegerse la cara, el cuello, los hombros y las orejas.

Recuerde que ni las nubes ni el agua lo protegerán; del 60% al 80% de los rayos solares atraviesan las nubes y pueden alcanzar a los nadadores que se encuentran, al menos, un pie debajo de la superficie del agua. Los rayos solares también pueden reflejarse en el agua, la nieve y la arena blanca.

¿Cuáles son las pautas del sol seguro?

Las pautas del sol seguro son las siguientes cuatro maneras de protegerse la piel y reducir el riesgo de tener cáncer de piel. Cada una es solo parte de un programa para prevenir el cáncer de piel. Para reducir en mayor medida el riesgo, debe seguir todas las pautas del sol seguro.

1. Evite el sol

La luz solar daña la piel. El sol es más fuerte durante la mitad del día, entre las 10 am y las 4 pm Durante estas horas, el sol puede provocar el peor daño en la piel. Las quemaduras solares y los bronceados son signos de que se le ha dañado la piel. Cuanto más le daña la piel el sol, más probable es que tenga arrugas en forma temprana, cáncer de piel y otros problemas en la piel.

2. Use protector solar

Use un protector solar o un bloqueador solar con un factor de protección solar (SPF, por sus siglas en inglés) de al menos 15, incluso los días nublados. Verifique la fecha de vencimiento: algunos ingredientes del protector solar se descomponen con el tiempo. Use abundante protector solar y aplíquelo frotándolo bien. Debe colocarse el protector solar 30 minutos antes de exponerse al sol. Colóquese el protector solar en todos los lugares que podrían tener contacto con los rayos solares, incluidas las orejas, la parte de atrás del cuello y cualquier área calva de la parte superior de la cabeza. Asegúrese de aplicar suficiente protector solar en toda la piel que podría estar expuesta al sol. Colóquese más protector solar cada hora, aproximadamente, si está sudando o nadando. Si está usando una loción de protector solar en aerosol, mantenga el frasco de aerosol cerca de la parte del cuerpo donde está aplicando el aerosol. Si aplica el aerosol desde muy lejos, es posible que no cubra toda la piel que estará en contacto con los rayos solares.

Pero no crea que está del todo protegido del sol solo porque esté usando protector solar. El protector solar no puede darle 100% de protección contra la radiación UV del sol perjudicial.

Las quemaduras solares en la infancia son las más dañinas. Los niños menores de 6 meses nunca deben estar al aire libre en contacto directo con la luz solar. Los niños de 6 meses o más deben usar protector solar todos los días.

3. Use un sombrero, ropa de protección y gafas de sol

Si tiene que estar al aire libre, al sol, cúbrase la piel. Un sombrero de ala ancha lo ayudará a protegerse la cara, el cuello y las orejas del sol. Lo mejor es un sombrero con un ala de 6 pulgadas alrededor de toda la cabeza. Las gorras de béisbol no protegen la parte de atrás del cuello ni la parte de arriba de las orejas. Use anteojos de sol para protegerse los ojos del sol. Elija anteojos de sol que bloqueen los rayos ultravioletas A (UVA) y los ultravioletas B (UVB); use anteojos de sol envolventes y que se considere que bloquean al menos 99% de los rayos solares UVA. La exposición al sol aumenta el riesgo de tener cataratas.

Use ropa de protección, como camisas de manga larga y pantalones largos hechos de telas de hilado cerrado. Si las prendas le quedan holgadas, se sentirá más fresco. Varias compañías ofrecen ropa especial para protegerse del sol.

Recuerde que muchas veces está expuesto al sol mientras conduce, en especial las manos y los brazos.

4. No intente broncearse

No vaya a centros de bronceado ni use lámparas solares. Las cabinas solares y las lámparas solares le dañan la piel tanto como la luz solar verdadera.