Rojas preocupado en el banquillo tras su lesión | Foto: Cordón Press
La SD Huesca no pudo pasar del empate a cero ante un rocoso y ordenado Nástic de Tarragona. La presión que ejerce lo que está en juego y el alto voltaje del partido se ha cobrado dos víctimas en forma de lesiones, ambas en el combinado azulgrana.
Rojas preocupado en el banquillo tras su lesión | Foto: Cordón Press
Rojas preocupado en el banquillo tras su lesión | Foto: Cordón Press

Dos de los pilares fundamentales del conjunto oscense a lo largo de la temporada y que casualmente habían destacado por encima del resto en primer partido de la eliminatoria de los ‘playoff’ de ascenso a la Liga Adelante no han logrado culminar el encuentro.

Gaspar ha sido el primero de ambos en tener que ser asistido por el cuerpo médico local. En un lance del juego mediada la primera mitad, el extremo se ha quejado de dolor en su tobillo derecho tras un lance del juego donde ha apoyado en falso. La aplicación de una venda compresiva ha parecido mitigar las molestias y le ha permitido culminar el primer acto con cierta normalidad.

Ya en la segunda parte, y desde su inicio, José Gaspar ha sido sustituido por Josán que ha intentado sin éxito driblar el muro de contención de la escuadra catalana.

Hablando de muros, no menos infranqueable ha sido el que ha edificado la SD Huesca. Inconmensurable ejercicio de concentración, colocación y contundencia de la pareja de centrales azulgranas Carlos David – Rojas. Precisamente este último ha sido el segundo efectivo que ha tenido que retirarse por problemas físicos.

Tras una jugada que ha culminado con un pase a la frontal de Camacho para el disparo de Rojas desde fuera del área, saltaban todas las alarmas en el banquillo de Tevenet cuando el zaguero se llevaba la mano a la parte trasera del muslo. Minutos más tarde, el central se ha tendido en el terreno de juego solicitando un cambio que se ha producido con un gesto cabizbajo de preocupación entre los aplausos de la marea azulgrana.

Preocupantes contratiempos físicos que llegan en un momento clave de la temporada. El Huesca afronta una semana llena de trabajo en lo táctico, pero también en la recuperación física de dos de los hombres claves para abrir las puertas del ascenso.