Este viernes, Melilla es escenario del primer duelo de la fase de ascenso a la ACB entre el equipo local y el Peñas. El técnico Quim Costa quiere abrir la serie con una victoria.

Ganar el primer partido. Este es el objetivo que se marca Quim Costa. Quiere que su equipo salte este viernes a la pista con la mente fuera de la victoria de Burgos. Desea que la piña que entrena se olvide de lo hecho y se aplique con los cinco sentidos a lo que viene. No esconde que Melilla es un gran equipo. Que por lo ocurrido en la propia liga es quien tiene que acompañar a Palencia a la elite. Y con la misma seguridad sabe que este Peñas tiene mimbres y carácter para apear a otro grande. En la particular batalla en la que se encuentra el equipo oscense reescribe aquello de David contra Goliat. Quiere poner negro sobre blanco a un último capítulo para hacer historia con mayúsculas. Ya ha cosido esta temporada la épica de que un equipo con menor presupuesto, vestido para resistir de la mejor forma posible la categoría se ha vestido con las galas reservadas para quienes acompañan al nombre del equipo la etiqueta de presupuestos enormes.

Cerca de ‘su’ baloncesto

Quim terminó el entrenamiento de esta tarde y se sentó para poner letra a sus pensamientos. Sacó, de nuevo, esa sonrisa que tuvo escondida en temporadas anteriores. Con su historial sabe más que nadie lo que hay en juego. Y dejó alguna perla: “Como entrenador y como profesional me siento genial. Todos tenemos una idea de baloncesto y mi idea de baloncesto en este ‘play-off’ está cerca de esa utopía”. No sonó a nada extraño. Recalcó el potencial de Melilla, sabe que es mejor, con tipos curtidos en la ACB, con jugadores de mucho nivel. También es consciente y lo dijo con plomo en sus palabras que si este Peñas corre, que si la entrega del quinteto que en cada momento esté sobre la pista provocará dudas en Melilla, tendrá opciones.

Quim Costa | Foto: C.Pascual
Quim Costa | Foto: C.Pascual

Quim Costa le da mucha importancia a ese primer duelo. Quiere ganarlo. Insistió en ello. Y lo dijo consciente de que Suka, Almazán, Zengotitabengoa y demás son dueños de un poder anotador brutal. Llevan al electrónico una media de 83 puntos por partido. Una barbaridad. También es consciente de que en la Ciudad Autónoma hay un absoluto respeto por el Peñas. Es lo que hace sumar victorias. “A medida de que pasa la temporada el factor sorpresa pesa menos. Pasas la primera eliminatoria y pueden pensar que es casualidad, pasas la segunda y ya te ven que vas en serio”, apuró el preparador.

La eliminatoria arranca este viernes 20, el segundo partido será el domingo y la eliminatoria viajará a Huesca, para jugar el que pudiera ser último partido, el domingo 27. Todo se decidirá al mejor de cinco partidos.