Pachi Giné, actual presidente del BM Huesca
El BM Huesca celebra este mes sus elecciones donde la continuidad será la nota común. Previsiblemente, Pachi Giné (Huesca, 1960) será el único candidato que se presente. Seguirá, por tanto, cuatro años más en el club que fundó hace 20 años con Fernando Udina. Surgió por su pasión por el balonmano, han quemado las etapas hasta saborear la competición europea que lejos de haber sido una anécdota se marca como objetivo. Abrochados a un férreo control presupuestario, abrazados a la máxima profesionalización posible y cosidos a una cantera como base del andamiaje del club, el BM Huesca es, por derecho propio, una referencia cuando se habla de balonmano en España.
Pachi Giné, actual presidente del BM Huesca.
Pachi Giné, actual presidente del BM Huesca.

Pregunta: Desde su fundación ha estado en la junta directiva del BM Huesca y en los seis últimos años en la presidencia ¿Qué le motiva a seguir al frente del club?

Respuesta: No hay que ver en ello una cuestión personal. El motivo está en el equipo. Por estatutos, se elige solo presidente y no junta directiva, pero entiendo que debo seguir porque hay una amistad, unos lazos muy estrechos entre nosotros. Es un trabajo que comenzamos hace veinte años y que hay que continuar, quizá, por una razón de supervivencia.

P: ¿Qué hubiera algún candidato más a las elecciones significaría que el club gozaría de una mejor salud?

R: No lo sé. Si hubiera otro candidato le invitaría a que entrara en la junta directiva. El club no necesita un cambio de rumbo, sí de más gente trabajando.

P: Siempre saca a gala el valor de la cantera, ¿dibuja un BM Huesca con varios jugadores forjados desde la base? ¿Lo ve posible de aquí a cinco años?

R: Es difícil sacar jugadores para el nivel en el que nos encontramos en el primer equipo. A medio plazo, no obstante, sí lo veo, antes será complicado.

P: Antes de empezar el mes de julio, el primer equipo ya estaba armado. ¿Qué papel espera que cumpla en la próxima temporada?

“Hay que intentar volver a Europa”

R: Es difícil hacer un pronóstico, pero lo que tengo claro es que hay que luchar en todas las competiciones. Primero hay que ir a por la Copa Asobal, luego a por la Copa del Rey e intentar, también, conseguir una plaza europea.

P: Si hace tres años le marcan esos objetivos nadie le creería, cómo han cambiado las cosas.

R: Está claro que los objetivos han cambiado, aunque eso sí, lo primero de todo es mantener la categoría. Salvado eso hay que intentar llegar a todo lo demás. El primer año acabamos undécimos, luego octavos, después cuartos y el pasado año novenos. Nuestra lucha debe ser la regularidad del octavo puesto de la Asobal hacia arriba. Pero sobre todo hay que conseguir plaza europea, aunque no será fácil porque entran en juego imponderables como los arbitrajes, el calendario…

P: ¿El objetivo de estar en Europa es por su rentabilidad, porque se acceden a más subvenciones para cuadrar mejor el presupuesto?

R: Estar en competición europea es bueno para todos. Para el esponsor, los jugadores, los socios y aficionados, para la ciudad… para todo.

P: Una parte importante para cuadrar las cuentas es la subvención de las instituciones y especialmente de la DGA, con la irrupción de Podemos, por su vena populista y su indudable influencia en el próximo Gobierno de Aragón ¿cree que van a tener que explicar más el por qué dar dinero público a clubes de élite en vez de destinarlo a otras cosas?

R: Cualquier persona con vocación política, que desea prestar servicio a toda la ciudadanía, sabe que deporte es cultura. Además no se trata de subvenciones; son convenios de colaboración (los clubes están obligados a promocionar su deporte en distintos ámbitos) que ayudan al equipo de elite porque de lo contrario no existiría la base que siempre necesita un referente, un espejo en el que mirarse.

“La propuesta del equipo para la próxima temporada es la de un balonmano muy rápido y contundente en defensa”

P: De los fichajes para la próxima campaña ¿cuál es el que más le atrae, el que cree que más va a sorprender al aficionado?

R: Más que un nombre creo que la clave va a estar en el conjunto. La idea es la de un balonmano muy rápido, contundente atrás y de mucho correr, todos pueden atacar y defender.

P: ¿Jugadores que antes ni miraban al BM Huesca llaman ahora a la puerta para venir?

R: Si. Por ejemplo de los fichajes de este año casi todos. Si no hiciéramos las cosas como las hacemos seguro que no habrían venido.

P: ¿Por qué decidieron que a partir de esta temporada el BM Huesca debía dar un paso firme en la dedicación exclusiva tanto en la estructura del primer equipo como del cuerpo técnico?

R: Todos los años aprendemos y la experiencia nos lleva a mejorar. Una de las cosas que hemos comprobado en esta temporada pasada es que la intensidad de los entrenamientos se resentía por cuestiones distintas. Este año hemos dado una vuelta de tuerca en la profesionalización porque creemos que así alcanzaremos los objetivos marcados.

P: Personalmente ¿consigue ver sin tanta pasión los partidos desde el palco?

R: No. En absoluto, cada vez lo llevo peor. Sufro siempre, pero solo me altero en el palco. Lo que sí me desquician son algunos arbitrajes. Si uno mira las estadísticas de los equipos de esta última temporada y las veces que le han arbitrado las tres o cuatro mejores parejas y dónde les han arbitrado te llevarías alguna sorpresa.

P: Bueno, al menos, el único partido tranquilo es contra el Barça al que es imposible ganar lo cuál es, por otra parte, decir mucho sobre el nivel en el que se encuentra este equipo.

R: Sí, pero sufro igual. Sé que vamos a perder seguro, pero quiero que los jugadores lo den todo.