El cancerbero cedido por el Real Zaragoza realizó el sábado dos valiosas intervenciones que mantuvieron con vida al Huesca frente al Tenerife. Las dos, durante la segunda mitad, evitaron que el resultado se desnivelara a favor de los tinerfeños, que apenas tuvieron esas dos acciones de claro peligro durante el segundo acto.
Whalley sale al césped del Alcoraz frente al Tenerife | Foto: C.Pascual
Whalley sale al césped del Alcoraz frente al Tenerife | Foto: C.Pascual

Óscar Whalley (Zaragoza, 29 de marzo de 1994) es uno de los grandes responsables de que el Huesca puntuara frente al Tenerife (1-1) en la Jornada 3. El joven y prometedor guardameta, que por segunda semana consecutiva sustituía bajo palos a Leo Franco (aquejado de unas molestias desde la semana pasada en Albacete), ayudó al Huesca con dos valiosas intervenciones en la segunda mitad para prorrogar la igualdad en el marcador y conseguir sumar un punto tras el pitido inicial.

La primera intervención de obligada mención se produjo ya en el segundo tiempo. Una cabalgada de Pedro Martín acercaba el gol para los isleños, pero ante el disparo cruzado desde fuera del área, Whalley a mano cambiada enviaba el balón lejos de su arco para evitar el tanto y recibir a continuación una ovación del respetable que premiaba la parada, tan bonita como vital.

Ya en los minutos finales del tiempo reglamentario (88′), una pérdida de balón de Fran Mérida en la medular propiciaba una rápida acción del Tenerife que verticalmente se dirigía con varios jugadores al galope hacia la meta del Huesca. Óscar Whalley salió de debajo de los palos para evitar con su cuerpo el gol de Pedro Martín, que de nuevo se había quedado con todo a placer para deshacer el empate y observaba tras disparar como el cancerbero del Huesca evitaba otro gol.

Cuestionado su nivel en algunas ocasiones (sin ir más lejos hay quién cree que en el gol del hondureño Lozano pudo hacer algo más), Whalley mantuvo al Huesca con vida en sendas cornadas tinerfeñas que a la postre supusieron la consecución de un punto que ayuda a ambos conjuntos a seguir sumando unidades en su casillero.

.