Diario online deportivo
Sportevento PORTADA

Orgullo y juego en la aireada concesión del Tartiere

18
La SD Huesca ha cosechado un valioso punto que debieron ser tres. Por empuje, merecimiento y ambición ante un Real Oviedo que veía cortada su racha de 7 triunfos consecutivos y que estuvo a merced de un equipo, el azulgrana, al que algo más de tranquilidad y un arbitraje mucho menos condicionado le habrían allanado el camino hacia un triunfo merecido.

Sergio Herrera (9) | EL MEJOR

Bar Álvaro

Decisivo: Su parada en el penalti bien vale esta nota y todo el reconocimiento. En un nuevo partido donde tuvo poco trabajo, se marcó esa enorme parada para sujetar al equipo y retener un punto más que merecido. En el gol poco pudo hacer ante el perfecto remate de David Costas.

Akapo (7)

Incisivo: Acabó sustituido cuando mejor y más estaba profundizando, en un partido donde apenas sufrió a la espalda y cuando pudo se prodigó con soltura en ataque.

Carlos David (8,5)

Goleador: Volvió a cuajar un partido muy bueno. Seguro en defensa pese a los problemas iniciales para sujetar a Linares, el paso de los minutos le dio esa jerarquía y esa confianza que necesita para ser un central de mucha categoría. Su cabeza, de nuevo, regaló otro gol que vale su peso en oro. Le señalaron un penalti muy riguroso.

Iñigo López (8)

Impecable: De nuevo su partido fue de guante blanco y apenas sufrió con su marcaje a un Toché que recibió el beneplácito del trencilla en casi todos los duelos con el riojano.

Soriano (7)

Profundo: Se le vio mucho más profundo que de costumbre y el equipo lo agradeció sobre todo en la segunda mitad. Sus centros pecaron algo de ingenuos pero aún así dio mucho al equipo y obligó a su par a estar más pendiente de él que a obligarle.

Aguilera (8,5)

Agigantado: Tremendo el partido del madrileño que convirtió el centro del campo en terreno inexpugnable. Atento al cruce, siempre colocado, distribuyó todo con mucho sentido. Vio una amarilla que, si competición aplica el sentido común, no tendrá efecto.

Melero (8)

Sancionado: Su amarilla, al igual que Juan, acarrea suspensión. Su partido fue muy en la línea que nos tiene acostumbrados. Se echó en falta algo más de llegada en la segunda parte para aprovechar las innumerables llegadas por banda. Aún así, estuvo a un gran nivel.

Alexander (7)

Cumplidor: Fue la apuesta de Anquela en el once y lo cierto es que cumplió con nota. Demostró que en partidos así, su experiencia y trabajo están asegurados. Acabó cerrando de lateral por la sustitución de Akapo.

Samu Sáiz (8,5)

Vertical: Volvimos a disfrutar de una de las mejores versiones del madrileño, incisivo y vertical en todas y cada una de sus intervenciones, dejando la sensación de que cada pelota que controlaba tenía peligro. Cuando el rival lo percibió, no dudó en cortar una y otra vez sus peligrosas proyecciones.

Ferreiro (7)

Extenuado: Junto a César Soriano fue un constante peligro por la banda izquierda hasta el punto que acabó extenuado en un partido muy completo en el cual se vació y ofreció todo su repertorio de pisadas, recortes y mucha personalidad.

Vinícius (6)

Desafortunado: Es una pena que no tuviera su día de cara a gol porque, primero, en una gran jugada colectiva con su posterior y exquisito desmarque, donde la jugada terminó injustamente invalidada, y luego por no aprovechar el clamoroso error de Juan Carlos que precipitó en su definición, marcaron su falta de eficacia, que empañó un tanto su buena labor en la apertura de espacios.

Los cambios

Borja Lázaro (6)

Voluntarioso: Su entrada coincidió con los momentos de más parón y la falta de ritmo y constancia en el juego le perjudicaron, pues el partido pedía a gritos su presencia física en el área y cuando esta llegó, el árbitro y el rival decidieron que apenas hubiera ritmo y continuidad en el juego.

Vadillo (6)

Inoperante: Quizás el momento del juego no le benefició y, a pesar de que no se asemejaba el ritmo a un hombre de sus características, tuvo varias opciones para percutir por su banda sin suerte. Su recuperación se antoja fundamental en un equipo que anhela su talento y su desborde.

Sastre (s.c.)

Testimonial: Entró cuando casi estaba el tiempo cumplido y apenas tuvo tiempo para tocar cuatro balones.

NOTA GLOBAL: 7,4

Comentarios