La situación del Huesca, sin victorias después de tres jornadas y en puestos de descenso, es un momento transitorio del que extraer reflexiones más que una foto fija. Imposible deducir que será un equipo brillante ni que está condenado al descenso.
La baraja de Tevenet contiene 24 cartas y todavía no hay un once definido | Foto: C.Pascual
La baraja de Tevenet contiene 24 cartas y todavía no hay un once definido | Foto: C.Pascual

Tras dos años en barbecho, 270 minutos en Segunda División resultan aún insuficientes para juzgar la salud del proyecto azulgrana. El equipo de Tevenet es todavía una amalgama de futbolistas sin una forma definida y en busca de una identidad. El propio técnico es novato en la categoría de plata y el Alavés ya se encargó de darle una desagradable bienvenida. Superados esos 60 minutos iniciales de horror, el Huesca no ha sido peor que los vitorianos, el Albacete y el Tenerife, y ha alternado momentos brillantes con otros mucho más opacos. El balance lo enseñan los números, que son los que a la postre cuentan más allá de merecimientos y sensaciones. Estas indican que los dos puntos son escasos, pero… Se cuenta con la base de Segunda B en plena fase de adaptación, con los nuevos -muchos con experiencia en la élite, eso sí- asentándose y con dudas en muchas posiciones.

“El Huesca es todavía una amalgama de futbolistas sin una forma definida y en busca de una identidad”

La baraja de Tevenet contiene 24 cartas y todavía no hay un once definido. Que la gente se lo aprenda de memoria será señal de que las cosas van bien. Hay candidatos para todas las posiciones y parece precipitado descartar a nadie pese a que Iñigo López, Aythami, Ros o José Gaspar tengan pinta de ser los primeros damnificados, sobre todo tras la aciaga tarde del Alavés. Empezando por la portería y terminando con una delantera a la que optan cuatro cinco nombres, el entrenador debe manejar con tino sus opciones y medir bien los tiempos y las necesidades porque existe un plan B y hasta C y nadie, de momento, es intocable. Acaso Fran Mérida, la pareja de centrales y el buen inicio de Luis Fernández contienen garantías de continuidad. Poco más.

Tevenet se decidió contra el Tenerife por un 4-4-2 en el que Camacho ejerció de segunda punta. Si este sistema se mantiene está por ver el aprovechamiento de los recursos en la que parece la demarcación más potente de este Huesca. Si Samu o Tyronne rinden bien en las bandas, qué nivel alcanzan Figueroa y Moya, cuándo llegará el momento de Mainz. Más dudas: ¿Bambock se asentará en la media? ¿Se despreciará el juego por dentro en beneficio de la profundidad en las bandas y los centros al área con Machís y Carlos Calvo? ¿Se alcanzará un equilibrio defensivo? ¿Leo Franco o Whalley? ¿Está Camacho para 40 partidos completos? Muchas preguntas. Mejor formulárselas en septiembre que cuando sea demasiado tarde.

.

  • JORGE

    Jóse Gaspar, Tyronne, Fran Mérida imprescindibles titulares para el Huesca!
    Manolo, Morillas, Aythami, bambuk ídem…
    Carlos David y nadie más en diciembre reforzar los centrales imprescindible.