5 últimas jornadas de la presente temporada en LEB Oro, que comienzan con una auténtica final para eludir el descenso entre CB Clavijo y Magia Huesca empatados a triunfos en la tabla, clave para ambos clubes, aunque no definitivo, y es que quedará mucho por decidir tras el partido que se jugará en Logroño.

Magia Huesca es consciente de lo mucho que se juega en Logroño, y quiere contar con el mayor número de aficionados oscenses en el Palacio de los Deportes de La Rioja para tener un buen respaldo en una batalla que no tiene por qué ser definitiva, aunque puede dificultar mucho la situación a quien salga derrotado, de ahí que se haya echado el resto para contar con una gran “marcha verde” en tierras riojanas.

Cierto es que hay 6 equipos implicados en el descenso, pero es casi seguro que con 12 victorias se conseguirá eludir bajar a LEB Plata, algo a lo que están a 1 triunfo solamente CB Prat y Tau Castelló, con choques donde fácilmente pueden sacar este triunfo. Por su parte, el FC Barcelona actualmente empatado con riojanos y oscenses, tiene 4 partidos en casa de los 5 que restan, sumados a que están haciendo un gran baloncesto, es fácil que logren al menos 3 resultados positivos. Por contra, Marín Peixegalego está con 2 victorias menos que sus predecesores, lo que le hace muy improbable cualquier machada, más aún si contamos que tiene que recibir a Breogán y GBC además de viajar a Oviedo entre los partidos restantes.

Por estas razones parece ser que Magia Huesca y Calzados Robusta, más conocido como CB Clavijo, se juegan una de las plazas para LEB Plata, de ahí que el partido del próximo domingo tenga tanta importancia.

¿Qué ocurre si Magia Huesca gana?

Puede haber 2 opciones, ganar por más de 9 puntos, y de esta forma tener el basketaverage a favor, o ganar por menos de 9 puntos, teniendo las de perder en caso de empate en la clasificación.

La victoria pondría un paso por delante a Magia Huesca a falta de 4 jornadas. En caso de ganar por menos de 9 puntos, el equipo oscense tendría que emular en victorias a los riojanos, y en caso de ganar por más de 9 puntos tendría permitido un tropiezo.

Ahora bien, ¿qué queda por delante a ambos equipos?, en ambos casos 2 partidos en casa. y 2 fuera. CB Clavijo viaja a Burgos y Palencia, tercero y cuarto actualmente en los salidas muy difíciles, en cambio recibe en casa a Cáceres que nada se juega y Lleida en la última jornada que puede estar jugándose la última posición de playoffs. Magia Huesca tiene en casa a GBC, actual líder de LEB Oro y que perdió esta jornada en la cancha de CB Prat, y a Cáceres en la última jornada, con nada por jugarse, teniendo que ir a Burgos y Melilla, el segundo de éstos en sexta posición en la tabla.

Contando con la victoria de ambos equipos ante un Cáceres sin presión que además jugará fuera de casa, el que Magia Huesca ganara por más de 9 puntos obligaría a los riojanos a vencer a Lleida y al menos en una de las 2 difíciles salidas siempre y cuando los oscenses no sacaran nada más positivo.

No obstante vencer por menos de 9 puntos, haría a los oscenses estar muy alerta, ya que una victoria de los riojanos ante Lleida obligaría a los oscenses a vencer en casa al líder GBC o en una de las 2 difíciles salidas, y si CB Clavijo lograra una machada fuera de casa, no quedaría otra que sacar lo mismo por parte de los altoaragoneses.

¿Qué ocurre si Magia Huesca pierde?

Es una situación que no queremos ni imaginar, ya que todo se pondría muy cuesta arriba, obligando a Magia Huesca a lograr 2 triunfos más que CB Clavijo en 4 partidos tras la batalla de Logroño.

Con la misma situación, suponiendo que ambos ganan en sus respectivo pabellones a Cáceres, y esperando en el mejor de los casos que los riojanos no lograran ningún triunfo más, los oscenses estarían obligados a vencer en casa a GBC así como lograr un triunfo en una de las salidas ante Melilla o Burgos.

Si además de Cáceres el equipo logroñés consiguiera otra victoria, Magia Huesca estaría obligado a un pleno de triunfos para lograr la salvación, en un panorama con unos equipos que se hace muy difícil, lo que sería una auténtica machada.