La selección española se prepara antes del encuentro ante Bélgica | Foto: fedh
El pasado fin de semana finalizó el Campeonato del Mundo de Hockey Hielo Masculino División II Grupo A de Jaca en el que la selección española consiguió colgarse la medalla de plata por detrás de Holanda que logró el ascenso de categoría.
La selección española se prepara antes del encuentro ante Bélgica | Foto: fedh
La selección española se prepara antes del encuentro ante Bélgica | Foto: fedh

Un año más, en el mismo escenario pirenaico, se le escapa de las manos el ascenso al conjunto español pese al gran rendimiento que demostró durante todo el mundial en el que solo sufrió una derrota ante el favorito de este grupo, Holanda, con un gol polémico en la prórroga que relegó a los anfitriones a la segunda posición y que además dejó al colegiado del encuentro “en la nevera” por lo que no volverá a pitar un partido internacional.

El resto de partidos fueron una verdadera muestra de que el hockey hielo va aumentando cada vez más de nivel, con un equipo joven cuyas aspiraciones aumentan por momentos. Las apabullantes victorias ante China e Islandia, el 4 a 1 ante Bélgica con un encuentro que sentenció prácticamente en el primer tercio y la revancha que se tomó el equipo contra Serbia, tras la eliminación del preolímpico, en la tanda de penaltis donde un intratable Ander Alcaine se hizo grande bajo palos, colocaron a la selección española en la segunda posición.

Los españoles salieron con fuerza al hielo sabiendo que ya tenían la medalla de plata asegurada y gracias a cuatro goles de color jacetano (Pantoja, Brabo, Gastón y Muñoz) más el tanto de Solorzano sentenciaron el encuentro 5-2 para cerrar la competición de la mejor forma posible. Holanda por su parte se proclamó campeona del grupo al vencer sin paliativos a Bélgica por 6 a 2 y China no pudo evitar el esperado descenso.

En cuanto a los galardones que premian el rendimiento individiual, Eric Tumers, de la selección holandesa, se llevó el premio al mejor defensa mientras que Ven Van der Bogaert, de Bélgica, recibió al de mejor delantero. La Pista de Hielo de Jaca estalló con aplausos y vítores cuando la organización anunció que el mejor portero del mundial había sido Ander Alcaine, jugador de la selección española y del Club Hielo Jaca.